El ejercicio ayuda a mejorar la inteligencia en niños con sobrepeso

El ejercicio ayuda a mejorar la inteligencia en niños con sobrepeso

El ejercicio regular puede mejorar significativamente la inteligencia y la flexibilidad mental de los niños con sobrepeso u obesidad, según un estudio. Estos resultados provienen de un ensayo clínico en el que participaron 109 niños de 8 a 11 años, quienes siguieron un programa de ejercicios aeróbicos y de resistencia durante 20 semanas. Los niños del grupo de ejercicio mejoraron su inteligencia en un 62% más que los niños del grupo de control, que continuaron con sus rutinas habituales. Por su parte, los niños que hicieron ejercicio también mostraron una mejora en su flexibilidad mental en un 42% más que los niños del grupo de control. Además de los beneficios en inteligencia y flexibilidad mental, el ejercicio tuvo un efecto positivo, aunque más pequeño, en el rendimiento académico. Los niños del grupo de ejercicio tuvieron una mejora en sus puntuaciones académicas en un 21% más en comparación con el grupo de control. El ensayo clínico se llevó a cabo entre noviembre de 2014 y junio de 2016, con un seguimiento y análisis de datos de neuroimagen realizado entre 2017 y 2021. Todos los participantes recibieron recomendaciones generales para un estilo de vida saludable, pero solo el grupo de ejercicio asistió a un mínimo de tres sesiones supervisadas de 90 minutos por semana en un entorno extraescolar. Estas sesiones incluyeron actividades aeróbicas y de resistencia diseñadas para mejorar la condición física general de los niños. El programa de ejercicios no mostró efectos significativos en otras áreas evaluadas, como la inhibición, la memoria de trabajo, o los resultados estructurales y funcionales del cerebro, como el volumen del hipocampo. Este estudio destaca la importancia de incorporar el ejercicio físico en la rutina diaria de los niños para promover su desarrollo cognitivo y general. Para acceder a la investigación, visite aquí.

Los escolares que hacen ejercicio mejoran su condición física y su salud

Los escolares que hacen ejercicio regular mejoran su condición física y su salud, según un estudio liderado por la Universidad de Granada (UGR). Durante un programa de cinco meses, los niños redujeron su riesgo cardiometabólico, colesterol LDL, índice de masa corporal, masa grasa y grasa visceral, y mejoraron su capacidad aeróbica. "Uno de los hallazgos más llamativos es que casi el 80% de los niños que completaron el programa de ejercicio físico consiguieron una reducción significativa de la cantidad de grasa total", explica Francisco B. Ortega, profesor del Departamento de Educación Física y Deportes de la UGR e investigador principal del proyecto. El programa se basó en juegos grupales que implicaban actividades sencillas como correr en una pista al aire libre y ejercicios de fuerza de intensidad moderada a alta, sin ningún equipamiento avanzado. Es decir, el programa se llevó a cabo en condiciones similares a las que se encuentran en el entorno escolar o en las actividades extraescolares, lo que significa que el programa es socialmente transferible a un contexto cotidiano. Al respecto, Jairo H. Migueles, miembro del Departamento de Educación Física y Deportes de la UGR y uno de los investigadores principales del estudio, enfatiza: "Una tendencia similar se observó tanto en niños como en niñas que pasaron de una mala condición física a una condición física óptima, en función de la capacidad aeróbica". Asimismo, Cristina Cadenas Sánchez, otra investigadora que coordinó el estudio, afirma: "Este hallazgo demuestra la importancia de incluir la actividad física en el tratamiento de la obesidad infantil y prevenir el desarrollo de problemas metabólicos". El estudio, publicado en la revista científica JAMA Network Open, fue liderado por investigadores del Departamento de Educación Física y Deporte de la UGR, en colaboración con pediatras de la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada y colaboradores externos nacionales e internacionales.

Las políticas sobre uniformes escolares obstaculizarían el ejercicio de los niños

Las políticas sobre uniformes escolares obstaculizarían el ejercicio de los niños, según un estudio global. Los hallazgos indican que los niños tienen menos probabilidades de cumplir con el mínimo recomendado de 60 minutos de actividad física diaria en países donde el uso de uniforme escolar es obligatorio. El análisis reveló que la brecha en la actividad física entre niños y niñas era mayor en aquellos lugares donde se requería el uso de uniforme escolar. En la edad de la escuela primaria, esta brecha era especialmente pronunciada. Aunque los investigadores señalan que sus hallazgos no prueban que el uniforme sea directamente responsable de la falta de actividad física, sugieren que podría actuar como una barrera para la misma, especialmente para las niñas. El uso de ciertas prendas, como faldas o vestidos, podría hacer que las niñas se sientan menos cómodas al participar en actividades físicas. La Dra. Mairead Ryan, investigadora principal del estudio y miembro de la Unidad de Epidemiología del Consejo de Investigación Médica y la Facultad de Educación de la Universidad de Cambridge, destaca la importancia de considerar estos hallazgos en la toma de decisiones relacionadas con las políticas escolares. "Las comunidades escolares podrían considerar el diseño y las características específicas de los uniformes para determinar si estas podrían alentar o restringir las oportunidades de actividad física durante el día", sugiere Ryan. El estudio se basó en datos de más de 1.1 millones de niños de entre cinco y 17 años en 135 países y regiones. Para ver la investigación completa visite aquí.