Las políticas sobre uniformes escolares obstaculizarían el ejercicio de los niños

Las políticas sobre uniformes escolares obstaculizarían el ejercicio de los niños, según un estudio global. Los hallazgos indican que los niños tienen menos probabilidades de cumplir con el mínimo recomendado de 60 minutos de actividad física diaria en países donde el uso de uniforme escolar es obligatorio.

El análisis reveló que la brecha en la actividad física entre niños y niñas era mayor en aquellos lugares donde se requería el uso de uniforme escolar. En la edad de la escuela primaria, esta brecha era especialmente pronunciada.

Aunque los investigadores señalan que sus hallazgos no prueban que el uniforme sea directamente responsable de la falta de actividad física, sugieren que podría actuar como una barrera para la misma, especialmente para las niñas. El uso de ciertas prendas, como faldas o vestidos, podría hacer que las niñas se sientan menos cómodas al participar en actividades físicas.

La Dra. Mairead Ryan, investigadora principal del estudio y miembro de la Unidad de Epidemiología del Consejo de Investigación Médica y la Facultad de Educación de la Universidad de Cambridge, destaca la importancia de considerar estos hallazgos en la toma de decisiones relacionadas con las políticas escolares.

«Las comunidades escolares podrían considerar el diseño y las características específicas de los uniformes para determinar si estas podrían alentar o restringir las oportunidades de actividad física durante el día», sugiere Ryan. El estudio se basó en datos de más de 1.1 millones de niños de entre cinco y 17 años en 135 países y regiones. Para ver la investigación completa visite aquí.

Compartir