Cancelación del plan: ¡El momento inevitable puede ser un activo!

Cancelación del plan: ¡El momento inevitable puede ser un activo!

Durante muchos años hemos visto en el mercado del fitness una preocupación por la satisfacción del cliente y la entrega del servicio. Es bastante común escuchar a los propietarios de gimnasios y estudios decir: "mi diferencial es el servicio". Aunque esta afirmación es subjetiva y en algunos casos no se materializa en acciones reales, de hecho muchos gestores buscan cuidar la trayectoria de sus clientes, especialmente en los momentos iniciales, en la visita, en la compra, en los primeros días de entrenamiento. Sin embargo, hay un momento en el que la experiencia del cliente es, como mínimo, olvidada: ¡la cancelación del plan! La mayoría de las personas se inscribe en un gimnasio con la esperanza y el entusiasmo de mejorar su salud y bienestar. Pero, ¿qué ocurre cuando llega la hora de decir adiós? La experiencia puede ser decisiva, no solo para la imagen del gimnasio, sino para la decisión del cliente de regresar algún día o no. Es común que las empresas cobren multas por cancelación y luchen para que se paguen, lo que puede transformar un momento ya sensible en una experiencia aún más desagradable. Imagina la situación: una persona decide cancelar su inscripción, muchas veces por razones fuera de su control, como problemas financieros, cambios de ciudad o simplemente porque no logró incorporar el ejercicio en su rutina. Esta decisión ya es difícil, ya que muchas veces significa dejar de lado una inversión en su propia salud. La multa y la complejidad del proceso solo añaden una capa extra de frustración. La realidad es que la última impresión es la que queda. Si un cliente sale de tu gimnasio sintiéndose explotado o tratado injustamente, ese recuerdo negativo no solo le impide considerar regresar en el futuro, sino que también lo convierte en un posible detractor de la marca. No solo evitará regresar, sino que también compartirá su mala experiencia con amigos y familiares, afectando potencialmente la reputación del negocio y disuadiendo a nuevos compradores potenciales. Por otro lado, imagina una empresa que trata la cancelación como una oportunidad para reafirmar su compromiso con la vida y la salud de su cliente. En lugar de penalidades, ¿qué tal ofrecer un cupón de descuento para futuras compras, incentivando a la persona a regresar cuando esté lista? Aún más importante si es una cadena con varias unidades. Mañana esa misma persona puede encontrar esta marca en su nuevo barrio o ciudad y tendrá una motivación importante para considerar comprar de nuevo. Este enfoque no solo alivia el impacto del momento, sino que deja la puerta abierta para futuras interacciones. Además, ¿por qué no establecer un objetivo específico de Net Promoter Score (NPS) para el proceso de cancelación? Evaluar cómo los clientes perciben este momento crucial puede ofrecer insights valiosos sobre cómo mejorar la percepción de esa persona y posiblemente transformar detractores en promotores. Si el cliente va a dejarnos, que sea amando la marca, no lo contrario. La resistencia de muchos gestores a adoptar estas prácticas más amigables puede estar enraizada en la visión a corto plazo sobre ingresos y gastos. Se valora mucho el pequeño ingreso proveniente de las multas y la supuesta capacidad de “retener” clientes. Sin embargo, a largo plazo, la percepción del cliente sobre la marca es un activo mucho más valioso que el ingreso obtenido con las multas. Un cambio en esta estrategia no solo puede mejorar significativamente la imagen de la marca, sino también garantizar una base de clientes más leal y satisfecha. Ahora es el momento para que los propietarios y gerentes comiencen a pensar más estratégicamente sobre las multas contractuales y la experiencia que entregan a quienes desean o necesitan cancelar. Por ahora, pocas empresas pueden enorgullecerse de esto. Cuando los principales competidores comiencen a cosechar los frutos de poner al cliente en el centro, incluso en el proceso de cancelación, el mercado en su conjunto tendrá que adaptarse. ¡Quien tome la delantera, encontrará el camino más despejado!
Liderazgo Transformacional en el fitness

Liderazgo Transformacional en el fitness

Como líderes, nos encontramos en un viaje constante de crecimiento y aprendizaje, navegando por las aguas del cambio y la innovación. En este contexto, el liderazgo transformacional emerge como una brújula que guía nuestro camino hacia el éxito, especialmente en el apasionante mundo del fitness. En esta columna, exploraremos los principios fundamentales de este estilo de liderazgo, su impacto en nuestras organizaciones y cómo podemos cultivarlo para inspirar y motivar a nuestros equipos.

Principios fundamentales del Liderazgo Transformacional

El liderazgo transformacional se distingue por su enfoque en la inspiración y la motivación, basado en la conexión con el momento presente y consciente. Se fundamenta en la aplicación de las 6H del Liderazgo Presente y Consciente:
  1. Voluntad
  2. Constancia
  3. Disciplina
  4. Persistencia
  5. Perseverancia
  6. Resiliencia
Este estilo de liderazgo se caracteriza por servir desde el ejemplo, mostrando empatía y ejerciendo la mentoría. La clave radica en la conexión consciente de habilidades blandas con el momento presente, elevando así tanto a las personas como a las organizaciones a nuevos niveles de excelencia.

Inspirando cambio positivo en una empresa de fitness

Para impulsar un cambio positivo en una empresa de fitness, debemos encarnar el liderazgo transformacional en nuestra vida diaria. Es crucial que nuestro estilo de vida refleje nuestra pasión por el fitness y que mostremos empatía tanto hacia nuestros clientes como hacia nuestro equipo. Además, debemos fomentar prácticas que promuevan la conexión con el momento presente y consciente, creando así una comunidad donde cada miembro se sienta valorado y parte fundamental del proceso. Celebrar las victorias, por pequeñas que sean, y aprender de los desafíos son también aspectos clave para inspirar y motivar a nuestro equipo.

Comunicación efectiva de una visión compartida

La visión compartida desempeña un papel crucial en el liderazgo transformacional, alineando a todo el equipo hacia un objetivo común y significativo. Para comunicar efectivamente esta visión, es fundamental que sea clara, concisa e inspiradora. Debemos encontrar maneras de mantenerla presente en la mente de cada miembro del equipo, fomentando la participación activa y dando lugar al feedback. Pero sobre todo, debemos ser el ejemplo vivo de los valores y principios que promueve nuestra visión compartida. La confianza y la colaboración son pilares fundamentales en cualquier equipo de éxito. Como líderes transformacionales, debemos promover una comunicación abierta y honesta, gestionar de manera transparente los procesos y brindar empoderamiento y reconocimiento a cada miembro del equipo. Además, debemos fomentar el desarrollo personal y profesional de nuestros colaboradores, mostrando interés genuino por su bienestar integral.

La empatía como herramienta de liderazgo

Identificar y desarrollar el potencial de liderazgo en nuestros seguidores requiere de observación constante, escucha generosa y la creación de espacios de mentoría y coaching. Debemos delegar responsabilidades y brindar oportunidades para que cada miembro del equipo pueda desplegar todo su potencial al servicio de la comunidad. La empatía es la piedra angular del liderazgo transformacional, permitiéndonos conectar de manera genuina con las experiencias y emociones de nuestros colaboradores. Prácticas como la escucha activa, la comunicación empática y la observación consciente nos ayudarán a cultivar esta cualidad tanto en nosotros mismos como en nuestro equipo.

Impacto a largo plazo del liderazgo transformacional en el fitness

En el mundo del fitness, el liderazgo transformacional tiene el potencial de generar un impacto duradero en la cultura organizacional y en el éxito general de una empresa. Al promover la conexión con el momento presente y consciente, podemos ofrecer experiencias memorables que trasciendan las expectativas de nuestros clientes y fortalezcan el vínculo con nuestro equipo. El liderazgo transformacional nos invita a elevarnos a nuevos horizontes, inspirando un cambio positivo que perdure en el tiempo. Los líderes transformacionales se enfrentan a diversos desafíos, desde la resistencia al cambio hasta la rigidez organizacional. Sin embargo, con una mentalidad abierta y consciente, podemos superar estos obstáculos y mantener el impulso hacia el cambio positivo. El desarrollo personal y profesional continuo es clave en este proceso, permitiéndonos crecer y evolucionar en nuestro papel de guías y motivadores para nuestro equipo. En conclusión, el liderazgo transformacional ofrece un camino apasionante hacia el éxito en el mundo del fitness. Al conectar con el momento presente y consciente, podemos inspirar y motivar a nuestro equipo, cultivar una cultura de confianza y colaboración, identificar y desarrollar el potencial de liderazgo en nuestros seguidores, y dejar un impacto duradero en nuestra organización y en la industria en su conjunto ¡Es hora de elevarnos hacia nuevos horizontes y transformar el fitness desde adentro hacia afuera!
3 claves para potenciar la satisfacción del cliente

3 claves para potenciar la satisfacción del cliente

En el mundo del fitness, la atención personalizada se está convirtiendo en un factor determinante para la retención de clientes y la satisfacción del usuario. Esta tendencia no se limita ya a los centros especializados, sino que se está extendiendo a todos los segmentos de la industria del fitness. Hoy en día, los clientes buscan sentirse más atendidos, con el objetivo de que sus actividades en los clubes tengan un propósito claro y les ayuden a alcanzar sus metas de manera segura y efectiva. Contrario a lo que podríamos creer, la atención personalizada no solo es importante para ofrecer un servicio de calidad, sino que también contribuye significativamente a la retención de clientes. Cuando los usuarios se sienten atendidos de manera individualizada, eliminamos barreras y les proporcionamos una experiencia que va más allá de simplemente cumplir con cuotas y obligaciones. Esto crea un sentido de pertenencia y conexión con el club, lo que a su vez se traduce en una mayor satisfacción y fidelidad por parte del cliente. En mi experiencia, he visto cómo la personalización genera un ambiente en el que los clientes se sienten como en casa. Esta buena sintonía lleva a que el club sea recomendado y los clientes se conviertan en embajadores de la marca, lo que a su vez atrae a nuevos miembros y fortalece la comunidad del club.

Las 3 principales claves para mejorar la atención al cliente:

  • Personaliza y crea elementos identificativos. Es importante que cada cliente se sienta único y que su programa de entrenamiento esté adaptado a sus necesidades y objetivos específicos. Al personalizar el entrenamiento, es fundamental encontrar un equilibrio entre la individualidad de cada cliente y los fundamentos comunes del trabajo físico.
  • Utiliza la tecnología y adáptate al cambio. La tecnología puede ser una gran aliada para ofrecer un servicio personalizado de manera eficiente y efectiva. Aprovecha las herramientas tecnológicas disponibles para estandarizar procesos y ajustar los programas de entrenamiento según las necesidades de cada cliente, buscando siempre la excelencia en el servicio.
  • Si la personalización te resulta abrumadora, considera crear servicios complementarios. No todos los negocios del fitness están preparados para ofrecer servicios totalmente personalizados. En estos casos, es importante ser realista y buscar alternativas que complementen el servicio principal, ya sea contratando personal especializado o colaborando con agentes externos que puedan aportar valor añadido a tu negocio.
La atención personalizada es un aspecto fundamental para el éxito en la industria del fitness. Al ofrecer un servicio adaptado a las necesidades individuales de cada cliente, no solo mejoramos su experiencia, sino que también fortalecemos la relación con la marca y contribuimos a la retención de clientes a largo plazo.
Deja de adivinar, actúe con información

Deje de adivinar, actúe con información

El modelo de gestión de las empresas y de los gimnasios ha ido evolucionando, y la cultura de tener una empresa centrada en el cliente ha ido ganando cada vez más terreno. Muchos gestores confunden la cuestión de la experiencia del cliente con hacer todo lo que los clientes quieren, pero la realidad dista mucho de eso. Cuando hablamos de tener una cultura centrada en el cliente, nos referimos a que, además de la información que ya utilizamos para tomar decisiones, ya sea información procedente de los indicadores de rendimiento tradicionales, de la percepción de nuestros empleados, de los procesos y políticas ya establecidos en la empresa o de la planificación previamente decidida, agregaremos a este “caldo de información” los datos relativos a la percepción del cliente. Sabiendo que, cuanto mejor sea la experiencia del cliente, más tiempo permanecerá en nuestros gimnasios, más gastará con nosotros y más referencias generará, las preguntas a responder a la hora de tomar una decisión pasan a ser: «¿Qué impacto tendrá esta decisión en la experiencia del cliente?» o «¿Está esta decisión alineada con las necesidades y deseos de nuestros clientes?». Partiendo de estas premisas, se hace imprescindible contar con una herramienta para captar las percepciones y opiniones de nuestros clientes. En mi opinión, la mejor herramienta es el NPS (Net Promoter System), una metodología de investigación que va mucho más allá de una simple encuesta de satisfacción. Si se utiliza bien, esta herramienta puede ser un poderoso aliado para los gimnasios a la hora de reducir la deserción, aumentar los ingresos por referencias (la forma más económica de ganar un cliente), aumentar el LTV (Life Time Value) y, en consecuencia, la rentabilidad de la empresa. Como entusiasta de esta metodología, cabe destacar que más que un indicador de rendimiento, el NPS debe formar parte de la gestión de la experiencia del cliente y que debe aplicarse con cuidado. En un estudio de Customer Gauge, se comprobó, por ejemplo, que las empresas que realizan encuestas de satisfacción y no tratan el feedback que reciben tienen una tasa de retención anual baja. Así que si estás pensando en implantar NPS en tu gimnasio, ¡hazlo de la forma correcta!
gimnasio cliente satisfecho, éxito asegurado

¡Clientes satisfechos, éxito asegurado!

¿Sabías que la experiencia del cliente tiene un impacto directo en los resultados económicos de un gimnasio? La tendencia actual nos informa que medir las emociones y sensaciones del usuario en relación con nuestro centro deportivo nos proporciona valiosas pistas sobre cómo podemos mejorar y tener éxito. Por eso, es esencial cuidar y potenciar todos los aspectos relacionados con la satisfacción del cliente y analizar objetivamente unos indicadores concretos a través de un software para gimnasios adecuado. Los indicadores de desempeño, también conocidos como KPIs (Key Performance Indicators), son las métricas fundamentales en cualquier negocio para evaluar su estado. Además, los KPIs nos ayudan a verificar la eficacia de nuestras acciones y estrategias. Es crucial que estos indicadores sean específicos, medibles, asignables, realistas y establecidos en un período de tiempo concreto para brindarnos una comprensión clara de la fortaleza de nuestro gimnasio y del grado de satisfacción de nuestros clientes.

Medir para atraer, medir para fidelizar

Cada proceso, producto y servicio del gimnasio debe estar orientado hacia los clientes y sus necesidades para enriquecer su experiencia. Pero estas acciones deben ser medidas para ser efectivas. Por eso, es esencial utilizar indicadores de desempeño que nos indiquen en qué medida los clientes están satisfechos con nuestro centro, nuestros servicios y nuestro personal. Conocer el estado de nuestro gimnasio es fundamental para tomar decisiones acertadas y mejorar los resultados. Los datos que nos proporcionan estos KPI son de gran ayuda para ello. Pero para que estos datos sean confiables, es importante utilizar siempre las mismas medidas de tiempo en los valores que vamos a comparar. En Trainingym, por ejemplo, recomendamos trabajar con tres niveles de KPIs para priorizar y optimizar la información en cada fase y lograr una gestión eficiente del gimnasio. A través del seguimiento de indicadores como el Lifetime Value, Churn Rate, Ticket Medio, entre otros, podemos entender mejor el comportamiento del cliente y anticipar sus necesidades. Esto nos permite ajustar y personalizar los servicios para mejorar su experiencia y fidelizarlos a largo plazo. La digitalización y la utilización de herramientas como Trainingym son clave en esta tarea. Con un enfoque centrado en el cliente, el seguimiento de indicadores de rendimiento clave y el uso de tecnología avanzada, los gimnasios pueden asegurar no solo la fidelización de sus usuarios, sino también un sólido desempeño económico y un posicionamiento destacado en un mercado cada vez más competitivo.
La mentalidad en negocios fitness

La mentalidad en negocios fitness

La apasionante industria y negocio del fitness, cuyo mercado no para de crecer, en prácticamente todo el mundo, ha entrado en una fase de hiper competencia. Esto está suponiendo grandes retos para los operadores actuales y para los que quieren entrar en el sector (ver https://chanojimenez.com/montar-un-gimnasio/ ), sobre todo en cuanto a mentalidad. Para encarar estos desafíos, los gerentes deben prestar especial atención a dos aspectos: el marketing estratégico (ver https://chanojimenez.com/fitness-marketing/ ) y la mentalidad necesaria para garantizar la aplicación de las estrategias, dando lo mejor de sí. En este artículo, nos vamos a ceñir a esta segunda parte que supone el 50% o más del éxito de un empresario o directivo. Cuando hablamos de mentalidad en los negocios, queremos contar con los recursos psicológicos para encarar tres grandes dificultades:
  • Alimentar continuamente nuestra motivación, para mantener un alto rendimiento.
  • Encajar los golpes, dificultades, contingencias que suponen duros reveses, para no bajar demasiado el rendimiento y logar recuperarnos lo antes posible.
  • Mantener la serenidad, en todo momento, para tomar buenas decisiones, de forma objetiva, en todas las circunstancias.

Cómo alimentar la motivación en negocios fitness

Los consejos brindados por expertos en esta materia como Jim Rohn, Tony Robbins o Simon Sinek inciden en los siguientes aspectos:
  • La necesidad de apertura de mente, porque esta es requisito indispensable para el aprendizaje que, a su vez, es requisito para lograr nuestra mejor versión y para mantenernos en una senda de mejora continua permanente.
Este aspecto, no siempre es fácil de lograr y mantener, porque cuestiones como la soberbia (a menudo fruto del éxito material), la envidia o el anquilosamiento por pensar que la veteranía ya nos ha dado todas las respuestas, nos impiden, muchas veces, incluso de forma subconsciente o con prejuicios mentales, contar con la disposición de aprendizaje de otras personas o de las nuevas circunstancias que se van produciendo.
  • Gestión de las expectativas. Si bien las expectativas son las que impulsan la motivación y, por tanto, debemos generarlas y practicar la visualización de estas, también es cierto que expectativas poco realistas nos pueden llevar a la decepción y la frustración.
Por tanto, debemos fijarnos metas que resulten retadoras, pero factibles y, en cualquier caso, entender que estas son un referente, un norte que nos orienta e inspira, pero no una exigencia inflexible que nos haga sufrir cuando las circunstancias nos compliquen mucho su cumplimiento. En este sentido, puede ser de gran ayuda la autosugestión que se basa en la idea de que podemos influir en nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos repitiéndonos afirmaciones positivas. Cuando tienes claro lo que quieres lograr, tienes que hablarle a tu mente y decirle lo que quieres ser, lo que en tu mente ya eres, para predisponer tu subconsciente y alinearlo con tus objetivos. El motor del logro es la motivación y el desencadenante de la motivación son las expectativas.
  • Actitud de mejora continua e incremental. Cuando no podemos avanzar rápido, debemos avanzar despacio, cuando no podemos avanzar, ni siquiera despacio, debemos frenar el retroceso. Pero, siempre, debemos hacer el esfuerzo de dar lo mejor de nosotros mismos.
No te juzgues por el logro material, valórate por tu capacidad de disciplinarte para hacer las tareas concretas que te has fijado. Esta fue una de las enseñanzas que obtuve de mi paso por el colegio de los Salesianos y, posteriormente, encontré una metáfora magnífica de esta actitud en el sistema de entrenamiento de alta intensidad de series descendentes, en el que fijas un peso con el que puedas realizar un número determinado de repeticiones y, cada vez que llegas al fallo muscular (imposibilidad de seguir moviendo el peso con una contracción muscular concéntrica) lo bajas, para seguir haciendo repeticiones hasta llegar, de nuevo, al fallo muscular y así, sucesivamente, hasta llegar a un grado de desgaste muscular de muy alta exhaustación (el magnífico estímulo para el crecimiento).
  • Alimentar la motivación cada día. Aunque pueda parecer paradójico, para llegar a ser disciplinado hay que disciplinarse a diario. La manera más fácil de lograrlo es meter en nuestra agenda cotidiana espacios de tiempo de alimento de nuestra motivación, hasta que automaticemos ese estado de alta energía y capacidad de esfuerzo.
Para alimentar la motivación, mi herramienta clave son los procesos de aprendizaje. Cuánto más sabes de un tema, más impelido te sientes a perfeccionarte en esa área. Por tanto, la idea es dedicar tiempo a la adquisición de conocimientos mediante las formaciones, la lectura, los podcasts o los vídeos pertinentes. En ese sentido, estar subscrito a blogs o newsletters de expertos, puede ser una estrategia muy provechosa.

Encajar los golpes

Este es un tópico, muy conectado con la resiliencia y que ha sido abordado por especialistas en la materia como Brian Tracy o Zig Ziglar. Algunos de sus consejos incluyen:
  • Entender que somos humanos y es inevitable que los contextos o entornos, en donde nos ubicamos, nos condicionan y afectan mucho a nuestros estados emocionales. Sobre todo, en cuestiones de estrés. Por eso, resulta fundamental que cada uno organice su vida para que esta no le arrolle y entienda y prevenga qué circunstancias actúan como disparadores que nos provocan pérdida de control y, por tanto, errores.
En este sentido, las expectativas realistas sobre el tiempo, las tareas, las relaciones personales y las posibles contingencias, ayudarán a una gestión del tiempo, no solo más eficiente sino, sobre todo, más llevadera y confortable a nivel emocional.
  • Entender la competitividad y el absurdo de competir entre desiguales (de hecho, partiendo de las circunstancias de nuestra llegada a este mundo, no hay dos personas iguales). La competición está a tu servicio y no al revés.
En este sentido, también resulta clave conocer y confiar en tus capacidades: puedes lograrlo sin hacerlo perfecto, puedes lograrlo, aunque falles de vez en cuando, puedes lograrlo, aunque tengas fuertes caídas, puedes lograrlo, aunque sufras ataques, en eso consiste el ser competitivo y aceptar todo lo que ocurra, adaptándote, jugando estratégicamente, pero no arredrándote. El gran reto es, en todo momento, aceptar, encajar y dar lo mejor de ti.
  • Desarrollar la paciencia. Incluso mejorando mucho nuestra gestión de las expectativas, las probabilidades de que la realidad nos castigue retrasando los logros son muy altas. Por eso, debemos esforzarnos mucho por entender los procesos y ser flexibles con los tiempos.
Igualmente, el buscar datos e información objetiva, que nos ayuden a entender en cada momento qué está sucediendo y por qué se está retrasando el logro nos ayudará a no precipitarnos, no sobre reaccionar y, en general, evitar errores.
  • Encaje y resiliencia. Como ya hemos indicado, el entorno y las circunstancias, siempre podrán sorprendernos y, en consecuencia, debemos aceptar las circunstancias, nuestras propias debilidades, los errores y la imperfección, que rigen la vida. Esto será de gran ayuda, para recuperarnos de los golpes, controlar la caída y lograr una recuperación muy rápida.
En este sentido, resulta paradigmática la facultad, analizada por expertos en psicología deportiva, de campeones como Rafael Nadal, y lo que se ha dado en llamar F5 (la tecla de reseteado que refresca la pantalla del ordenador). Cuando Rafa comete un error o, simplemente, su rival le supera en un punto, no dedica ni un segundo a lamentarse y sentirse mal, sino que tiene el hábito ganador de hacer borrón y cuenta nueva y, muy rápidamente, enchufarse con la siguiente acción de juego. Al fin y al cabo, en la vida como en el deporte, el éxito depende de la excelencia en las acciones concretas que acometemos y, para lograr esa excelencia, el estado mental de concentración en el desempeño es primordial.
  • Cultivar el pensamiento positivo. Según los expertos en psicología, este se define como una forma de enfocar la mente en lo bueno y lo constructivo, buscando el lado positivo de las situaciones y experiencias. No se trata de negar la realidad o ignorar las dificultades, sino de cultivar una actitud que nos permita afrontarlas con mayor resiliencia, optimismo y confianza en nuestras capacidades.
Mantener la serenidad En este mundo de locos, tan volátil y expuesto a miles de noticias y estímulos cotidianos, mantener la serenidad no es tarea fácil. No obstante, también contamos con eruditos que han estudiado este campo como Eckhart Tolle, Jon Kabat- Zinn o Daniel Goleman, que nos brindan sus conclusiones:
  • Aceptar la realidad y fluir. Encontrar el equilibrio entre fijar objetivos y desarrollar la disciplina para lograrlos y, a la par, entender la volatilidad del entorno, adaptándonos a ella y buscando que el proceso sea satisfactorio.
  • Flexibilidad psicológica. Tu capacidad para reconocer y aceptar tus emociones se conoce como flexibilidad psicológica. Muchas personas creen que tienen que aceptar lo bueno y purgar lo malo, pero los psicólogos han descubierto que las personas que pueden experimentar la realidad tal como es son mejores para adaptarse a las situaciones, experimentan menos estrés y tienen menos probabilidades de sentirse deprimidas por los tiempos difíciles.
Por ejemplo, si tiene una experiencia frustrante, es mejor permitirse reconocer la frustración, aceptar por qué le molestaría y luego dejar que la frustración desaparezca abordando lo que puede hacer que esté bajo su control para manejar la situación de manera diferente. Cuando te encuentres en esos momentos difíciles, separa tus pensamientos de tus juicios. Las personas entierran sus sentimientos en parte porque creen que se refleja mal en su identidad. Pero un pensamiento es solo un pensamiento. Permitir pensamientos y sentimientos sin juzgarlos puede ayudarte a ver las situaciones con mayor claridad y aprender a adaptarte.
  • Entender la importancia de los contextos. Aunque para vivir y lograr cosas hay que asumir riesgos y “meterse en el barro”, nuestra mente también necesita recuperarse y encontrar momentos de paz y desconexión. Cuanto más tranquilo y aislado sea el entorno, menos riesgo de interferencias que nos provoquen alteraciones. Por tanto, en tu día a día has de reservar espacios de paz, sobre todo hacia el final del día, para facilitar el sueño.
  • Conocer y evitar los disparadores de ansiedad y nerviosismo. Muchas veces, incluso sin darnos cuenta, buscamos muletas que nos ayuden a conllevar el estrés, que empeoran nuestra situación emocional (como la ingesta de café o el tabaco). Haremos bien en evaluar qué eventos cotidianos disparan nuestra adrenalina y nuestro cortisol (tal vez ciertos programas de radio o televisión, partes de nuestro desempeño laboral, encuentros con ciertas personas, conducir el automóvil, etc.) y empezar por ser conscientes, como primer paso para auto- regularnos y no caer en las trampas hormonales.
  • Evita los bandazos. Si estás activo profesional o empresarialmente, no puedes estar aislado del mundo, porque necesitas estar al día para adaptarte a lo que sucede en cada momento y tomar decisiones correctas. Pero, también debes regular tu nivel de exposición a noticias, información y, en general inputs externos, porque es fácil caer en la trampa de la sobre reactividad. Como ejemplo, te verás expuesto a información sobre lo que hacen tus rivales/competidores o lo que hacen determinados “exitosos”, que en la mayoría de los casos no son más que vende humos.
Si tienes duda respecto a la necesidad de encarar cambios, haz un análisis lo más documentado y objetivo posible, pero evita a toda costa estar haciendo continuos cambios de rumbo.
  • Meditación. Esta es altamente efectiva, para el logro de la serenidad. Es una cuestión fisiológica. Buscar serenar la mente, enfocando nuestra atención en la respiración y con atención plena al momento, simplemente observando sin juzgar, evitar el parloteo mental sin esforzarnos. La simple repetición de la respiración nasal lenta y abdominal, alargando la fase de exhalación, nos irá llevando a un estado de frecuencia de ondas theta.
  • Hablando de serenidad hay que dejar claro que la falta de descanso puede desencadenar una serie de respuestas hormonales que afectan al logro de un estado de serenidad. Una de las hormonas clave involucradas es el cortisol, conocido como la hormona del estrés. Cuando no se descansa lo suficiente, los niveles de cortisol tienden a aumentar, lo que puede provocar sensaciones de ansiedad, irritabilidad y dificultad para relajarse.
Además, la falta de sueño también puede afectar la producción de hormonas relacionadas con el bienestar y la felicidad, como la serotonina y la dopamina. Estas hormonas juegan un papel importante en regular el estado de ánimo y promover sentimientos de calma y serenidad. Cuando el sueño es insuficiente, la producción de estas hormonas puede disminuir, lo que dificulta alcanzar un estado de serenidad. Como recomendación final, que abarca, prácticamente, todos los aspectos referidos, si quieres mejorar tu mentalidad, trabaja sobre tus hábitos mentales, para que automatices los comportamientos y reacciones exitosos.

Innovar para mejorar las ventas

Los Embudos Multidimensionales y el Sales Funnel Canvas (SFC) aportan un enfoque innovador que ayudará a cualquier empresa mejorar su desempeño comercial. En mis 30 años de experiencia en ventas y marketing, he estado buscando incansablemente la fórmula perfecta para vender mejor, y créanme, este método es un verdadero game changer. Por un lado, los Embudos Multidimensionales combinan teorías clásicas y modernas del marketing, como AIDA, The Primer, el embudo de necesidades y las métricas AARRR. La idea es superar la visión lineal y simplista de los embudos tradicionales, y en su lugar, adoptar un enfoque más completo y adaptado al recorrido del cliente en la era digital. Por otro lado, el SFC es una herramienta visual que sirve como marco de trabajo para crear estrategias de Embudos Multidimensionales. Su objetivo es ayudar a los profesionales a diseñar estrategias de marketing y ventas más efectivas, teniendo en cuenta todos los aspectos y etapas del recorrido del cliente. ¿Cómo funciona el SFC? El SFC se organiza en columnas y filas. Las columnas representan las etapas del embudo de necesidades, la estructura de productos (un-bundling, up-selling, cross-selling) y el referral. Las filas incluyen acciones y estrategias de adquisición y activación, canales, viral loops, KPIs y acciones de retención y readquisición. El sector del fitness es altamente competitivo y está siempre evolucionando. Para mantenerse a la vanguardia, las empresas deben adaptarse constantemente a las necesidades cambiantes de sus clientes y a las tendencias emergentes. Los Embudos Multidimensionales y el SFC ofrecen una estructura clara y flexible para diseñar estrategias de marketing y ventas que se ajusten a las demandas específicas del sector y a las interacciones complejas entre las etapas del recorrido del cliente. Aquí les dejo unos pasos sencillos para comenzar a utilizar ambas herramientas:
  1. Identificar las etapas del recorrido del cliente en vuestra empresa.
  2. Analizar la estructura de productos y definir las oportunidades de un-bundling, up-selling y cross-selling.
  3. Establecer las acciones y estrategias de adquisición, activación, retención y readquisición.
  4. Seleccionar los canales de comunicación y distribución más eficaces.
  5. Establecer KPIs y medir el rendimiento de vuestras acciones.
  6. Adaptar y ajustar las estrategias según los resultados obtenidos y el feedback de los clientes.
Ejemplo de implementación En este webinar, compartimos un caso de uso ficticio de una empresa de fitness que ilustra cómo implementar con éxito los Embudos Multidimensionales y el SFC en sus estrategias de marketing y ventas. Este ejemplo sirve para mostrar cómo aplicar estos conceptos en un entorno empresarial y proporcionará ideas valiosas sobre las mejoras que se pueden lograr. Imaginemos una empresa que comercializa materiales deportivos y decide apostar por el SFC y los Embudos Multidimensionales para optimizar su estrategia de ventas on-line. A lo largo del proceso, se identifican oportunidades de cross-selling y up-selling, y diseñan campañas de marketing más personalizadas y eficientes. Como resultado, se logra aumentar las ventas significativamente y mejorar la satisfacción y retención de sus clientes. Este caso de uso ficticio es analizado en detalle durante este webinar, abordando aspectos clave como la identificación de etapas del recorrido del cliente, la selección de canales de comunicación y distribución, y la medición y ajuste de las estrategias basadas en los KPIs y el feedback de los clientes.

Los 10 retos de la gestión de gimnasios

La industria de los gimnasios ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años. Sin embargo, este crecimiento ha llevado consigo una serie de retos para los gerentes y propietarios de estos establecimientos. En este artículo, exploraremos los 10 retos más comunes y proporcionaremos algunas soluciones para superarlos.
  1. Atracción, captación y lealtad de clientes: uno de los mayores desafíos es atraer, captar y hacer leales a los clientes. Para abordar este reto es importante disponer de una estrategia definida y un plan de acciones concreto que incluya promociones atractivas, eventos gratuitos, marketing digital efectivo y un servicio excepcional. Esto implica establecer relaciones sólidas con ellos, proporcionar programas de entrenamiento innovadores y contar con un personal amable y bien capacitado.
 
  1. Gestión de las personas: La gestión efectiva del talento y del equipo es esencial para el éxito. Se torna fundamental contratar a personas con habilidades y experiencia relevantes, ayudarles con una inducción y capacitación adecuadas, además de establecer una comunicación clara. También es importante fomentar un ambiente de trabajo positivo y motivador, y reconocer y recompensar el buen desempeño. La implementación de sistemas de seguimiento de los objetivos propuestos, sus tareas y horarios también puede facilitar la gestión del personal.
 
  1. Mantenimiento de instalaciones y equipamientos: El mantenimiento regular de las instalaciones y del equipamiento es crucial para garantizar la seguridad de los usuarios y prolongar la vida útil de los equipos. Una solución efectiva es establecer un programa de mantenimiento preventivo, que incluya inspecciones regulares, revisiones y reparaciones oportunas. Además, mantener una comunicación abierta con los proveedores de equipos puede ayudar a resolver problemas y a obtener asistencia técnica cuando sea necesario.
 
  1. Gestión de espacios: La gestión adecuada de los espacios en un gimnasio es esencial para garantizar una experiencia positiva para los usuarios. Es importante realizar un análisis detallado de la distribución de los espacios y su uso eficiente. Esto puede incluir la reorganización de las áreas de entrenamiento, la implementación de sistemas de reserva para clases o equipos específicos, y la optimización de los horarios para evitar la congestión en determinados momentos del día.
 
  1. Evolución tecnológica: La tecnología desempeña un papel cada vez más importante en la gestión de gimnasios. Para mantenerse actualizado, es crucial adoptar las últimas tendencias tecnológicas. Esto puede incluir el desarrollo de una aplicación móvil personalizada para el gimnasio, con la que los usuarios puedan reservar clases, acceder a rutinas de entrenamiento personalizadas y monitorear su progreso. Además, las herramientas de monitorización y análisis de datos pueden proporcionar información valiosa sobre las preferencias y comportamientos de nuestros usuarios.
 
  1. Competencia y diferenciación: En un mercado competitivo es fundamental diferenciarse para atraer y fidelizar a los clientes. Una estrategia efectiva es identificar un nicho específico y ofrecer servicios especializados. Por ejemplo, se pueden ofrecer clases de entrenamiento funcional, yoga o pilates, dirigidas a un público objetivo particular. Además, la creación de una comunidad sólida a través de eventos especiales, competencias amistosas y programas de entrenamiento en grupo puede ayudar a diferenciarse de la competencia.
 
  1. Gestión financiera: La gestión financiera adecuada es crucial para la viabilidad a largo plazo. Esto implica mantener un registro preciso de los ingresos y gastos, y realizar un seguimiento constante del rendimiento financiero. Establecer un presupuesto claro y realista, y revisarlo periódicamente, puede ayudar a controlar los costos operativos. Además, es importante realizar un análisis de precios para asegurarse de que los servicios ofrecidos estén alineados con el valor percibido por los clientes.
 
  1. Cumplimiento normativo: Cumplir con las regulaciones y normativas locales y nacionales es esencial para el funcionamiento legal y seguro de un gimnasio. Esto incluye garantizar la seguridad de las instalaciones, cumplir con los requisitos de accesibilidad, mantener los registros adecuados y obtener las licencias comerciales necesarias. Asociarse con expertos legales y mantenerse al tanto de los cambios en la normativa pueden ayudar a abordar estas cuestiones.
 
  1. Cambios en las tendencias de fitness: Las tendencias y preferencias en el fitness evolucionan constantemente, y los gimnasios deben adaptarse para mantenerse al día. Una solución es actualizar las actividades y servicios ofreciendo una amplia variedad de programas que consideren los gustos y necesidades de cada segmento de usuario.Esto puede incluir la incorporación de nuevas clases, como entrenamiento de alta intensidad, entrenamiento en circuito o entrenamiento funcional en grupos reducidos, entrenamiento personal, etc. La lectura de investigaciones específicas, la realización de encuestas y la obtención de comentarios de los clientes también pueden ayudar a identificar las tendencias emergentes y adaptarse en consecuencia.
 
  1. Fidelización de clientes: La fidelización de nuestros clientes es esencial para el éxito a largo plazo. Para lograrlo, es importante generar una experiencia única en los diferentes momentos de contacto que tenemos con ellos. Ofrecer un servicio excepcional, brindar programas lo más personalizados posibles, establecer un vínculo y relaciones sólidas con los clientes, así como disponer de una comunicación abierta y constante. Además, implementar programas de membresía con beneficios exclusivos, organizar eventos especiales y recompensar a los usuarios más leales, también puede ayudar a fortalecer su fidelidad.
La gestión de gimnasios presenta varios retos, pero con las respuestas y soluciones adecuadas, es posible superarlos y alcanzar el éxito. Desde la captación y fidelización de clientes hasta la gestión financiera y la adaptación a las nuevas tendencias, los gimnasios deben adoptar un enfoque estratégico y estar dispuestos a adaptarse a un entorno en constante cambio. Al hacerlo, pueden proporcionar una experiencia única a sus clientes y destacarse en el competitivo mercado del fitness.

Digitalizados versus humanizados. ¿Tu gimnasio de qué lado está?

Hasta hace un tiempo veíamos modelos de gimnasios sin staff pero en horarios nocturnos -como Anytime Fitness, por ejemplo-, pero ahora con los aumentos de costos laborales y las dificultades que manifiestan tener las empresas para encontrar staff calificado, están empezando a proliferar en Estados Unidos, Europa y Asia, los staffless gyms. Dos de las marcas más relevantes del segmento son Fit+ -de Alemania- y Supermonkey -en China. En el caso de Supermonkey son una especie de contenedores, equipados con elementos para entrenar, a los que una persona accede obteniendo un código a través de WeChat, en sus teléfonos. El concepto es el de shared economy -o economía compartida-. Funciona igual que con una bicicleta o un monopatín en la calle. La persona accede con su teléfono, lo usa y lo deja para que otro lo use. Con este tipo de propuestas, están abriendo gimnasios en todos lados, hasta en zonas rurales, donde difícilmente se hubiera abierto un gimnasio tradicional, por tener baja densidad demográfica. La reacción natural del mercado a este tipo de propuestas absolutamente automatizadas y digitalizadas, basadas en el bajo precio y alto volumen de usuarios, es la aparición de estudios que -independientemente del tipo de entrenamiento que ofrezcan- prometen una experiencia principalmente más humanizada. El problema está en que la mayoría del mercado -principalmente los gimnasios del segmento medio, no ofrece ni una cosa ni otra, ni chicha ni limonada. Porque no están digitalizados ni automatizados, pero tampoco marcan la diferencia claramente por la calidad y calidez de la atención de su staff, todo lo contrario. Y no hay nada más inhumano e impersonal que un entrenador zombi, de esos que hoy abundan en nuestros gimnasios. Son personas que, en el mejor de los casos saben sobre acondicionamiento físico, pero no saben conectar, no saben empatizar, no saben agradar, no saben construir confianza y, por lo tanto, no logran generar adherencia. De hecho, hoy vemos las salas de musculación de nuestros gimnasios repletas como nunca de un público mucho más joven -de 15 a 20 años de edad- haciendo ejercicios de fuerza, de halterofilia, de calistenia. Pero lo curioso es que no consultan a los entrenadores, sino que siguen instrucciones de influencers en Tik Tok, Instagram o Youtube. Definitivamente, yo creo que el gimnasio del futuro se parecerá mucho al del presente. Solo que quienes quieran sobrevivir deberán optar por uno de estos dos modelos: el digitalizado / automatizado (de bajo precio y alto volumen); o bien el humanizado, con entrenadores que realmente hacen la diferencia y por los que vale la pena pagar más. ¿A qué me refiero con entrenadores que valen la pena? A entrenadores que además de hablar y saber cómo ayudarme a mejorar mi condición física, saben conectar conmigo, me inspiran confianza y me hacen sentir parte de algo más grande que me impulsa a volver una y otra vez a ese gimnasio, porque ahí me siento bien, estoy contenido. En el proceso de construcción de confianza hay tres ingredientes fundamentales: 1) Autenticidad: tengo que tener el coraje de ser yo, aun cuando soy diferente, y mostrarme como realmente soy y no como quisiera ser. 2) Empatía: se trata del otro, no de mí. Tengo que interesarme genuinamente por la otra persona. Se trata de mostrarnos interesados en lugar de tratar de parecer interesantes. Para ser empáticos tenemos que regalarle al otro nuestra presencia y para eso es preciso eliminar el principal distractor (el teléfono). Necesitamos desconectarnos para conectar. 3) Coherencia argumental y lógica: lo que digo debe tener sentido y sustento. O sea el nivel de formación técnica es muy importante. Pero también lo es el desarrollo de habilidades blandas, porque tengo que saber comunicar lo sé y lo que quiero decir. Porque aún si mi argumentación tiene lógica, si no sé transmitirlo, voy a generar dudas y eso atento contra ese proceso de construcción de confianza. CONFIANZA es la palabra clave. Su etimología nos enseña que la raíz indoeuropea kom significa “junto, cerca de”, la a raíz -fi- viene del verbo fiar, del latín fidere (confiar), y éste a su vez viene de fides, que significa lealtad, fe. Tener confianza en alguien es tenerle fe y, por lo tanto, serle leal. Los gimnasios necesitan hoy más que nunca de entrenadores en los que sus alumnos tengan fe y a quienes sean leales. Porque de lo contrario, la mirada de nuestros usuarios no va a estar puesta en nosotros sino en sus pantallas y van a seguir conectados con los influencers y desconectados de nuestros gimnasios.

Liderando con el enfoque en las tareas o en las personas

“… Cuando las personas adquieren la capacidad de resolver los problemas que generan las interacciones humanas, estos conocimientos pueden utilizarse para hacer frente y resolver las cuestiones que llevan a la organización por el camino de la excelencia.” Cuando encontré esta interesante definición en el trabajo de Blake y Mouton, en su libro Desarrollo Organizacional, lo primero que pensé fue que si lo hubiese tenido así de claro al asunto cuando me tocó trabajar como gerente de gimnasio, seguramente hubiese podido enfocar mejor mi energía y mi esfuerzo. ¿Quién no quiere que su gimnasio sea excelente? Resulta entonces que la premisa más importante que subyace en la frase, y que no tenía clara en aquel momento, era que hay una preferencia en las empresas sobre el tipo de líder que se necesita para alcanzar la excelencia en la gestión. Las empresas valoran que hombres basados en sus convicciones quieran hacer un trabajo excelente porque quieren estar en compañías excelentes. Esos líderes deberán desarrollar equipos para llevar sus convicciones y la de sus empresas adelante. Convicciones que podemos reconocer como estrategias, misión, visión y valores. Recuerdo lo importante que era para mí la solución de los problemas que generaban las interacciones humanas y cómo afectaban mi capacidad de enfocarme en los resultados, no solo de las que se producían en mi propio grupo de trabajo, sino, además, las que teníamos con los clientes. Nuestra actividad cotidiana en los gimnasios depende, en una buena medida, en como interaccionamos como personas cotidianamente. Desde aquel tiempo hasta aquí, hay algunas ideas que podemos asimilar para hacer una gestión mejor. Éxito mata excelencia, pero necesito un modelo En mi experiencia como gerente de gimnasio entendí que debemos tener en mente muchas cosas para llevar nuestra tarea con éxito. Quería compartir contigo una de las tantas maneras de organizarse que puede ser de utilidad. Seguramente, podamos agrupar en por lo menos en dos dimensiones muy importantes las acciones cotidianas que llevamos adelante para realizar nuestro trabajo y el de nuestro equipo. La primera será agrupar aquellas cosas que realizas para mantener un alto interés por la producción, por el resultado de tus esfuerzos y el de tu grupo / equipo, lo que llamaremos el mantenimiento del interés por las tareas (que realizan las personas). La segunda será agrupar las acciones que te hacen mantener el interés por las personas (que realizan las tareas). Ambos tipos de intereses interactúan de manera tal que define tu tipo de liderazgo. O sea, como líder: ¿cuál es tu mayor interés al momento de ejercer el liderazgo? ¿Las tareas que realizan las personas, las personas que realizan las tareas o alguna combinación entre ambas?     Es probable que puedas identificar toda tu actividad con alguno de estos dos intereses. Seguramente, cuando organices tus acciones como líder, concuerdes conmigo en que ambos intereses son importantes y deberían ser atendidos en un ciento por ciento. Al dueño del gimnasio le encantaría que tu ejerzas ese tipo de liderazgo para llevar adelante su negocio. Tener interés por las tereas implica que te organizas a través de la distribución, asignación y seguimiento de las cosas que le encargas a los liderados, entendiendo que ese es el camino por el cual alcanzarás los objetivos propuestos por la organización. Seguro te identifiques con acciones como organizar, determinar, priorizar, distribuir. En otros casos, podrás explicar cómo hacer un trabajo, comunicar responsabilidades y objetivos.  Monitoreas y le das alto valor a la terminación de las tareas. Por otro lado, tener interés por las personas implica una gran preocupación por los liderados, gran consideración y un esfuerzo por mantener buenas relaciones sociales con ellos, mostrando confianza y sensibilidad. Te sentirás identificado con la empatía y con la escucha. Darás importancia a que los colaboradores estén satisfechos con el trabajo y tratarás de atender sus necesidades personales. Te identificas con palabras como motivar, comprometer, cooperar, delegar, desarrollar, asistir y sentirás que puedes ser una imagen para los demás, estableciendo un modelo adecuado de comportamiento. Té sentís cómodo compartiendo ideas con otros y consultando antes de hacer cambios, incorporando las ideas de los demás a las tuyas. Té sienta bien el trabajo en equipo sabiendo reconocer y recompensar el trabajo de los otros. Mas allá de las diferentes teorías sobre modelos de liderazgos, seguramente puedas identificar que tu manera de hacer las cosas como líder construye el tipo de organización en la que estás. Si tu gestión como líder atiende en forma cuidadosa las necesidades de las personas para poder satisfacer las relaciones humanas, y obtienes como resultado un ambiente de trabajo agradable y una organización amigable, deberías revisar si los resultados del negocio son los esperados por la dirección de la compañía o por el dueño. Si es así, bien por ti. En el otro extremo, si tu única preocupación son los resultados, traducido en la eficiencia de las operaciones por encima de las personas, entonces deberías revisar si el resultado que obtienes merece el descuido de las personas (éste no es nunca un camino). Bien entonces, si solo propones un poco de trabajo para mantener a todos contentos como tu manera de gestionar tu gimnasio, deberías analizar si no es que ya te has ido del trabajo en el que estás. Seguramente estarás pensando que la mitad del camino de ambos intereses puede ser un lugar interesante para explorar, pues entonces sería algo así como “obtén los resultados, pero no te mates” o “diviértete y no te esfuerces mucho, no sea cosa que te miren raro…”, quizá podrías pensar que “si soy demasiado condescendiente imaginarán que soy blandito”. Si estás navegando estas aguas se te reconocerá como el “hombre organización”. Ahora bien, deberás saber que lo que se espera de ti es que atiendas ambos intereses en un alto grado (alto interés por la producción / tareas y un alto interés por las personas). Que si encuentras desacuerdos, te comprometas con los hechos para poder resolverlos, que encuentres la solución de los problemas de una manera abierta y una vez encontrada ésta, seas esclavo de las decisiones tomadas. Posiblemente la sinergia generada con tu grupo y los resultados te definirán como líder. Definirán también la organización en la que estas. En otras palabras, llevar adelante un negocio exitoso mediante una excelente gestión como líder. No soy un superhéroe, pero puedo aprender Dependiendo en qué situación te encuentres como líder y el escenario de trabajo que tengas enfrente al momento de leer estas palabras, podrás decir algo así como ¡No soy un súper héroe! Y es verdad, no hace falta ser un super héroe para ser un líder. Me gustaría compartir la idea de que ser un líder en el gimnasio no implica tener un don en particular con el que se ha nacido, se trata más bien de tener las competencias necesarias para poder ejercer esta función. Me gusta la idea de entender el liderazgo que se observa en los gimnasios como un liderazgo que debe gestionar a muy corta distancia sus recursos. No se trata de liderar situaciones que guardan la complejidad de una guerra o de movimientos pacifistas mundiales. Es más simple, está más cerca y alrededor. Una característica que tiene el perfil de los líderes en los gimnasios es su heterogeneidad respecto de su origen profesional (administradores de empresas, licenciados en comercialización, profesionales de la actividad física, otros), aunque parece ser que los profesionales de la actividad física aparecen a priori como mejores candidatos. Esa heterogeneidad aporta posibles diferencias en los criterios sobre cómo liderar. Cada uno viene con lo suyo y eso se puede observar con claridad en cuanto se visita un gimnasio. Deberíamos entonces encontrar una serie de herramientas (habilidades y competencias) que nos permitan, indistintamente de nuestro origen profesional, llevar adelante nuestra gestión. Teniendo un punto de partida en situaciones comunes, que sean capaces de ser aprendidas por los que tienen la función de liderar y que puedan, además, ser enseñadas por las empresas. En su libro Metamanagement, Fredy Kofman nos acerca una reflexión de valor para entender cómo relacionar las habilidades y las competencias para ejercer el liderazgo. Él dice que todos los seres humanos tenemos el talento para alcanzar un nivel razonable de competencia en las habilidades fundamentales que nos distinguen como humanos. También agrega que hay individuos que pueden sobresalir, pero todos pueden aprender. En otras palabras, están Diego y Lionel, Winston y el Mahatma, Charly y Astor, pero además hay muchos jugadores de futbol en diferentes niveles muy buenos, políticos con gestiones invisibles y valiosas, y músicos geniales que no han grabado ningún disco, pero cuya trascendencia está dada en el entorno que los circunda. Creo que este último párrafo describe al tipo de líder que vemos en los gimnasios. En lo personal, pienso que los gimnasios deben ser entornos altamente humanos, donde el desarrollo de habilidades y competencias en esa dirección (la humana), nos darán ventajas valiosas de cara a nuestros liderados y clientes. Definitivamente, de haber tenido claro esto al inicio de mi actividad profesional como gerente en un gimnasio, la experiencia hubiese sido otra, sobre todo con mis jefes, liderados y clientes… Será entonces un tema clave saber cuáles serán esas competencias que debes incorporar para poder hacer que tu liderazgo en el gimnasio sea un éxito, tanto para ti como para sus propietarios. Sea cual sea tu perfil como líder, deberá ser en un marco de equilibrio importante entre tu vida privada y tu trabajo. Este equilibrio apalanca el buen andar del liderazgo.