G-Fitness donó 5.000 barbijos a cuatro hospitales de la Ciudad de Buenos Aires

La empresa argentina de equipamiento G-Fitness donó 5.000 barbijos tricapa y KN95 a las guardias de cuatro hospitales de la Ciudad de Buenos Aires. Dicha donación se hizo a través del Dr. Ariel Almada, jefe de Guardia de la Clínica Suizo Argentina, quien junto a G-Fitness llevó los barbijos a los hospitales GutiérrezGarrahanVélez Sarsfield y Pirovano.

“Cuando la pandemia estaba en sus inicios, nosotros hicimos una importación de una gran cantidad de barbijos para vender. Viendo cómo la situación es complicada para los médicos, ya que no reciben ningún tipo de suministros, decidimos donar parte de nuestro inventario para que puedan estar protegidos”, cuenta Cristopher Palermo, CEO de G-Fitness.

Por otra parte, en agosto la compañía hizo una donación de 25.000 barbijos pero orientada a gimnasios. Cien centros de acondicionamiento físico fueron beneficiados por esta iniciativa de G-Fitness, ya que cada uno recibió 250 unidades para que las regalaran a sus clientes y pudieran así cumplir con los protocolos de seguridad e higiene.

“Esta acción solidaria resultó bien. Esperábamos que más gimnasios vinieran a buscar su caja de barbijos, pero comprendemos que, con la movilidad reducida por la cuarentena, se hizo un poco complicada la logística. Aun así, varias donaciones llegaron a destino, incluso a gimnasios del interior del país”, explica Palermo.

“Creímos que los barbijos -continúa el CEO- eran un producto que aportaba mucho al sector. En un momento estuvieron bastante sobrevalorados ya que se necesita un barbijo cada tres horas. Nos pareció bueno hacer las donaciones porque, además de ayudar en lo económico para que no tengan ese gasto, refuerzan el protocolo para entrenar de forma adecuada”.

“Afortunadamente, a nosotros la pandemia no nos pegó tan fuerte porque creció el consumo residencial, que un poco compensa la baja de los gimnasios. Así que sentimos la necesidad de devolverle algo a ese sector que tantos años nos acompañó como cliente. Ya que no la estamos pasando tan mal como ellos, queremos apoyarlos”, concluye Palermo.

G-Fitness abrió sus oficinas de Montevideo, Uruguay

La compañía G-Fitness abrió sus oficinas en Montevideo, Uruguay. “Es un país vecino, que tiene el mismo idioma y una cultura parecida a la nuestra, y además su cercanía con Argentina facilita mucho la logística. Por eso, después de llegar a Brasil y Estados Unidos, nos pareció oportuno llegar a Uruguay”, dice Cristopher Palermo, CEO de G-Fitness.

“Tenemos buenas expectativas, de hecho ya hemos concretado algunas operaciones. Por más que la población uruguaya sea pequeña, es un país que tiene buen nivel de ingreso per cápita y eso hace que nuestras proyecciones sean muy positivas”, añade Palermo.

La inversión inicial que realizó G-Fitness para abrir oficinas y un depósito en Montevideo fue de U$ 120 mil dólares aproximadamente. “Esta inversión incluyó la compra de mercadería, los sistemas que usamos, el alquiler de las oficinas y todo lo necesario para poner a punto la empresa en Uruguay”, destaca joven empresario.

Por otra parte, esta compañía argentina abrió en junio pasado su primera sede en Miami, Estados Unidos, como parte de su plan de expansión internacional y para acompañar la llegada de la cadena de gimnasios Tuluka a ese país, ya que G-Fitness fue elegida para equipar la nueva sede de esta marca de centros de entrenamiento.

“Nos distingue -continúa Palermo- la velocidad de entrega, la variedad de productos que tenemos y que incorporamos todo el tiempo, la atención comercial, el servicio de postventa y la calidad de nuestros equipamientos. Además, tenemos precios muy competitivos porque operamos en varios países y tenemos un volumen de compra muy alto”.

“Para lo que queda de este año esperamos que la situación sanitaria se normalice para que nuestros queridos gimnasios puedan volver a abrir y se retome toda la actividad comercial que está tan golpeada. Mientras tanto, G-Fitness seguirá apostando al segmento residencial para poder sostener la empresa”, concluye.

G-Fitness abrió su primera sede en Florida, Estados Unidos, y equipará a la nueva unidad de Tuluka

La compañía de equipamiento G-Fitness abrió su primera sede en Florida, Estados Unidos, el pasado 10 de junio. Esta empresa argentina desembarcó en el mercado norteamericano no solo con el objetivo de expandirse geográficamente, sino también para equipar a la nueva unidad que la cadena Tuluka abrirá en Miami.

“Nosotros también estamos ubicados en Miami, en la ciudad de Doral. Es un punto estratégico para abastecer a todo el Estado de Florida. Decidimos venir acá principalmente por el interés en este mercado y su nivel de población, pero también porque Tuluka nos eligió para equipar su nueva sede”, afirma Cristopher Palermo, CEO de G-Fitness.

La inversión realizada para abrir la sede de Florida de G-Fitness fue de U$300 mil dólares. “La primera importación que hicimos fue de accesorios y pesos libres. Ya están en el agua varios contenedores de cardio, musculación y  más accesorios de pesos libres y pisos. La idea es traer toda la oferta de productos que tenemos en Argentina”, destaca Palermo.

“Hasta ahora, hemos tenido un nivel de demanda alto en lo que es equipamiento para el hogar y para condominios y hoteles. Teniendo en cuenta que los gimnasios están en un proceso de apertura restringida, el primer mes fue bueno en cuanto a ventas y demanda. Recibimos buenos comentarios en cuanto al servicio y la calidad de los productos”, dice el CEO.

“G-Fitness siempre estuvo orientado al equipamiento comercial o de uso profesional. Pero cuando vimos que los gimnasios iban a estar afectados por la pandemia, reconvertimos nuestra estrategia y nos orientamos al consumidor final. Fue un desafío, pero pudimos lograrlo y notamos que es un segmento interesante, que no tuvimos en cuenta”, dice.

“Estamos muy encima del diseño y de la calidad de los productos. Compramos a los mismos proveedores hace muchos años y ponemos las manos en el fuego por ellos. Sabemos que lo que nos mandan es de altísima calidad. Tenemos muy buenos precios porque, al tener tantos productos, se amortiza el costo de la estructura”, señala Palermo.

“También trabajamos mucho el servicio posventa y la atención al cliente. Tenemos mucha tecnología, trabajos en sistemas y desarrollo de software con programadores fijos de la empresa, que mejoran la experiencia del cliente en la compra por el sitio y todos los canales de venta. Esto hace que el ADN de nuestra empresa sea distinto”, explica el CEO.

Finalmente, Palermo anticipa que la compañía tiene planeado comenzar una expansión dentro de Estados Unidos en 2021. “Seguro entraremos en Los Ángeles, California. Queremos tener Estados Unidos partido en cuatro, con una bodega en cada punta para poder abastecer a todo el país. Además, tenemos un plan de expansión que ya está en marcha en Uruguay”, dice.

G-Fitness abrió su primera sede en Florida, Estados Unidos, y equipará a la nueva unidad de Tuluka

La compañía de equipamiento G-Fitness abrió su primera sede en Florida, Estados Unidos, el pasado 10 de junio. Esta empresa argentina desembarcó en el mercado norteamericano no solo con el objetivo de expandirse geográficamente, sino también para equipar a la nueva unidad que la cadena Tuluka abrirá en Miami.

“Nosotros también estamos ubicados en Miami, en la ciudad de Doral. Es un punto estratégico para abastecer a todo el Estado de Florida. Decidimos venir acá principalmente por el interés en este mercado y su nivel de población, pero también porque Tuluka nos eligió para equipar su nueva sede”, afirma Cristopher Palermo, CEO de G-Fitness.

La inversión realizada para abrir la sede de Florida de G-Fitness fue de U$300 mil dólares. “La primera importación que hicimos fue de accesorios y pesos libres. Ya están en el agua varios contenedores de cardio, musculación y  más accesorios de pesos libres y pisos. La idea es traer toda la oferta de productos que tenemos en Argentina”, destaca Palermo.

“Hasta ahora, hemos tenido un nivel de demanda alto en lo que es equipamiento para el hogar y para condominios y hoteles. Teniendo en cuenta que los gimnasios están en un proceso de apertura restringida, el primer mes fue bueno en cuanto a ventas y demanda. Recibimos buenos comentarios en cuanto al servicio y la calidad de los productos”, dice el CEO.

“G-Fitness siempre estuvo orientado al equipamiento comercial o de uso profesional. Pero cuando vimos que los gimnasios iban a estar afectados por la pandemia, reconvertimos nuestra estrategia y nos orientamos al consumidor final. Fue un desafío, pero pudimos lograrlo y notamos que es un segmento interesante, que no tuvimos en cuenta”, dice.

“Estamos muy encima del diseño y de la calidad de los productos. Compramos a los mismos proveedores hace muchos años y ponemos las manos en el fuego por ellos. Sabemos que lo que nos mandan es de altísima calidad. Tenemos muy buenos precios porque, al tener tantos productos, se amortiza el costo de la estructura”, señala Palermo.

“También trabajamos mucho el servicio posventa y la atención al cliente. Tenemos mucha tecnología, trabajos en sistemas y desarrollo de software con programadores fijos de la empresa, que mejoran la experiencia del cliente en la compra por el sitio y todos los canales de venta. Esto hace que el ADN de nuestra empresa sea distinto”, explica el CEO.

Finalmente, Palermo anticipa que la compañía tiene planeado comenzar una expansión dentro de Estados Unidos en 2021. “Seguro entraremos en Los Ángeles, California. Queremos tener Estados Unidos partido en cuatro, con una bodega en cada punta para poder abastecer a todo el país. Además, tenemos un plan de expansión que ya está en marcha en Uruguay”, dice.