El gimnasio Free Time de Chacabuco celebró su 31º aniversario

El gimnasio Free Time de Chacabuco, provincia de Buenos Aires, Argentina, celebró su 31º aniversario el pasado 25 de mayo. Nació en 1992 con Karina Blanco y Flavia Domínguez, quienes alquilaron un local para dictar clases de aeróbica y step. En 1997, el gimnasio se mudó un espacio propio situado en Av. Saavedra 224. Luego se sumó al emprendimiento Hugo Rato, quien alquiló otro local para montar una sala de musculación. Con el tiempo, ampliaron el gimnasio a 800 m², abrieron un box de CrossFit, y sumaron salas de ciclismo indoor y de pilates. Más tarde, uno de los mayores hitos en la historia de Free Time fue anexar una piscina climatizada. En la actualidad, el box de crossfit, que fue inaugurado en 2022, ofrece cinco clases adaptadas a todas las edades y necesidades. Y, por su parte, la piscina ofrece un programa de natación para bebés, una escuela de natación para niños de 3 a 12 años, así como clases de gimnasia acuática y natación para adultos. "Además, contamos con un equipo de profesores increíblemente dedicados, llenos de energía, alegría y profesionalismo", destaca Blanco. "Mirando hacia atrás -prosigue- puedo decir que estos años nos llenaron de pasión y nos impulsaron constantemente a buscar más”. En esta línea, la propietaria agrega: “Lo más gratificante es poder brindar bienestar a todos aquellos que forman parte de la gran familia de Free Time. Estoy agradecida con nuestros profes y con todos los socios que hacen de nuestro gimnasio lo que es. Sin ellos, nada sería posible”.

En Chacabuco, los gimnasios siguen esperando su reapertura

En Chacabuco, provincia de Buenos Aires, los gimnasios siguen esperando por su reapertura, a pesar de que esa localidad ya se encuentra en la fase 5. Esto se debe a que, desde el gobierno provincial, se modificó el decreto que dictaminaba qué comercios podían reabrir en esa fase, y los gimnasios fueron excluidos de la misma.

“Somos 41 gimnasios aproximadamente. Hace 50 días que no tenemos casos y hace una semana estamos en fase 5. Como cambió la reglamentación, el municipio no nos dijo nada. Estamos en condiciones de operar nuevamente, hicimos una inversión grande en pintura y elementos de higiene y seguridad”, dice Hugo Rato, dueño de Free Time Gym.

“Hace 28 años que estamos acá y no nos visitó nunca un concejal. No saben la realidad del sector ni cómo trabajamos”, afirma Rato. Por esa razón, Rato y otros propietarios de gimnasios hablaron con el senador provincial por Chacabuco Agustín Maspoli, quien viene trabajando en un proyecto de declaración para que se otorguen subsidios y créditos a la industria.

“Existe una ley que acaba de recibir media sanción en el Senado provincial, que es la Ley de Clubes. Gracias a la reunión que tuvimos la semana pasada con varios senadores, a los gimnasios nos incorporarían dentro de esa ley para recibir ayuda. Hay alrededor de 30.000 personas en Buenos Aires que trabajan y viven de los gimnasios”, destaca Rato.

A su vez, hay otros proyectos que se están debatiendo en la Cámara Alta de Buenos Aires. Por ejemplo, la senadora Carolina Tironi, de Juntos por el Cambio, presentó una propuesta para que se exima a los gimnasios y natatorios de los pagos de los ingresos brutos, del impuesto inmobiliario urbano y de los servicios de gas, luz y agua mientras dure la cuarentena.

Por otro lado, el senador Franco Bagnato también entregó un proyecto de declaración al Senado provincial que expresa la preocupación de la Cámara Alta por la situación del sector. “Una encuesta realizada por Mercado Fitness indica que el 45% de los gimnasios solo puede subsistir una semana más sin ingresos”, remarca la iniciativa de Bagnato.