Pete McCall comenta hacia dónde irá el fitness en 2018

Como es su costumbre desde 2014, el entrenador personal Pete McCall, certificado por el American Council of Excercise (ACE), publicó a fines de diciembre pasado su listado de predicciones para 2018. Este veterano de la industria tiene una maestría en ciencias del ejercicio y promoción de la salud y varias especializaciones de la NSCA y la NASM. Basado en numerosas investigaciones y conversaciones con colegas del mundo de los gimnasios, las empresas proveedoras de equipamientos y las organizaciones capacitadoras, McCall identificó las principales tendencias del mundo del fitness para 2018. 1. Resurgirán los entrenamientos basados en boxeo y kickboxing: recientemente ha habido un incremento en la apertura de estudios que ofrecen estas disciplinas, así como en el número de clases de este tipo en las grillas de los gimnasios tradicionales. 2. El re-descubrimiento del entrenamiento funcional: tras años de reinado del entrenamiento intervalado de alta intensidad, 2018 será un año de redescubrimiento de los ejercicios que priorizan la calidad del movimiento por encima de la carga y la intensidad. 3. Los programas de fitness enfatizarán un mayor estado de consciencia, con instructores que incorporen estrategias para promover en sus alumnos la concentración -o la completa inmersión- en una actividad, con el fin de mejorar su desempeño. La meditación será central en la mejora de los resultados obtenidos con los programas tradicionales. 4. Se pondrá mayor énfasis en el rol del ejercicio físico para mejorar el desempeño cognitivo. En otras palabras, aparecerán programas específicamente diseñados para entrenar el cerebro y mejorar así la función cognitiva de una persona, su capacidad de hacer foco en algo y de memorizar. 5. Los gimnasios tradicionales aprovecharán las ventajas que ofrece el streaming para transmitir sus clases online y ser capaces de atender a sus socios fuera de sus cuatro paredes. Compañías como 24 Hour Fitness, Les Mills, Flywheel ya ofrecen clases en vivo por Internet o bien acceso a demanda a un archivo de clases ya grabadas. 6. Los entrenadores se transformarán en asesores de salud y de ese modo se convertirán en un recurso importante para la comunidad médica a la hora de mitigar enfermedades y ayudar a las personas a adoptar hábitos saludables. Los profesionales del fitness deberán desarrollar habilidades de coaching para acompañar a sus clientes en la toma de mejores decisiones para su salud cuando estos se encuentran fuera del gimnasio. 7. El fitness está dejando de ser una subcultura de entusiastas apasionados para convertirse en un estilo de vida convencional. La indumentaria de fitness –por ejemplo- se ha convertido en ropa que la gente suele vestir a diario, afuera de los gimnasios. La popularidad de las carreras de aventura y el boom de los dispositivos portátiles de monitoreo (wearable) demuestran que no todos optan por un gimnasio para transpirar. Hoy, individuos de todas las edades se suman al fitness no solo por sus beneficios para la salud sino también por su aporte a la vida social. Asimismo, la creciente popularidad de los alimentos orgánicos y el avance de dietas –como el ayuno intermitente- demuestran que las personas tienen un enfoque fitness en todos los aspectos de su vida. 8. Cada vez más entrenadores personales migrarán hacia el trabajo con grupos pequeños, para lo cual deberán desarrollar habilidades específicas para el manejo de clases con varias personasLos clientes disfrutan de la camaradería al entrenar con otros y los entrenadores notan que tienen un mayor impacto al estar con más de una persona por hora. Las clases grupales típicas de estudios, guiadas por un entrenador, como CrossFit y OrangeTheory Fitness, seguirán creciendo. Y más estudios abrirán con conceptos efectivos basados en entrenamientos eficientes en términos de tiempos. Y en consecuencia, habrá una mayor demanda de profesionales de la salud y el fitness capaces de entrenar a grupos.