Personal20 inauguró una sede propia en Braga, Portugal

La cadena de gimnasios de electro fitness Personal20 abrió sus puertas en la ciudad de Braga, Portugal, el pasado lunes 8 de junio. Más allá de que el país europeo continúa en estado de calamidad -declarado por el gobierno portugués-, la compañía inauguró su sede junto al Alcalde de Braga, Ricardo Río.

“Tras una larga espera debida a la situación que atraviesa el mundo, nuestro nuevo gimnasio finalmente abrió sus puertas al público. Sin embargo, durante el estado de emergencia, el nuevo gimnasio inició sus actividades online con la ayuda del franquiciador, ¡lo cual tuvo un impacto muy positivo en sus clientes!”, dice Pedro Ruiz, cofundador de Personal20.

El espacio, totalmente remodelado, cuenta con área de recepción, área de entrenamiento personalizado, vestuarios individuales, zona de reuniones y evaluaciones con profesionales certificados en entrenamiento de electro-estimulación muscular. Todo el espacio se abrió de acuerdo con las nuevas recomendaciones de la Dirección General de Salud Portuguesa.

La inauguración de la nueva unidad contó no solo con la presencia del Alcalde de Braga sino también con los socios franquiciados, Adriano Campos y Barbara Fernandes, y Ruiz, quien además de ser cofundador de Personal20, es su director general. “Braga es la ciudad de los empresarios en Portugal”, remarcó Río.

“Este nuevo concepto de fitness ayudará a más personas a diferenciar el servicio que ofrecemos, combinado con una atención personalizada de entrenamiento P20 desarrollado semanalmente en Estados Unidos y en un ambiente más familiar”, destacan Campos y Fernandes.

“Este nuevo concepto está dirigido a quienes dan prioridad a los resultados más rápidos y eficaces y a un acompañamiento en un espacio seguro y acogedor, con un excelente equipo de profesionales. Este es el concepto de fitness que faltaba en Braga, especialmente en estos tiempos en que todos necesitamos mejorar nuestro sistema inmune”, dice Campos.

Reabrieron los gimnasios en las ciudades brasileñas de Maringá, Foz do Iguaçú y Passo Fundo

Los gobiernos de las ciudades brasileñas de Maringá, Foz do Iguaçú y Passo Fundo autorizaron la reapertura de gimnasios. A partir del lunes 18 de mayo, los clubes deportivos y centros de fitness fueron habilitados para abrir sus puertas nuevamente, siguiendo un protocolo de seguridad y cumpliendo ciertas medidas de higiene y sanidad.

En las tres ciudades, será obligatorio para socios, empleados e instructores el uso de barbijo dentro de los gimnasios. También será necesario programar las clases a través de un sistema de turnos para limitar la cantidad de gente dentro de las instalaciones, ofrecer alcohol en gel y prohibir el acceso a la zona de duchas.

En el caso de Maringá, solo podrá haber un miembro por cada 25 m². Las clases deben tener una duración máxima de 40 minutos, con un intervalo de 20 minutos para limpiar los espacios utilizados. Además, no se permite el ingreso de personas que forman parte del grupo de riesgo, como los mayores de 60 años o gente con enfermedades preexistentes.

En Foz do Iguaçú los centros de entrenamiento podrán ocupar hasta un 30% de su capacidad y las actividades grupales se podrán hacer siempre que se mantenga una distancia de 2 metros entre cada usuario. La distancia de seguridad se mantendrá también en el caso de que se entrene usando equipamiento.

Por otra parte, en Passo Fundo los gimnasios deberán trabajar con el 25% de su clientela y tendrá que respetarse una proporción de un cliente por profesional. Esto quiere decir que no podrá haber más de 5 usuarios por establecimiento. Además, se les tomará la temperatura a los miembros antes de ingresar al gimnasio.

Finalmente, en la ciudad de Braga, el gobierno les ofreció gratuitamente a los gimnasios espacios al aire libre para que realicen actividades grupales, siempre que cumplan con todas las normas sanitarias. Los gimnasios pueden reservar y usar solo por 90 minutos el Parque da Ponte, el Campo de Fútbol de Ponte, el Parque do Picoto o el Parque Desportivo da Rodovia.