Metodologías Ágiles: cómo enfrentar los cambios constantes

Esta filosofía de trabajo, nacida en 2001 dentro de la industria del software, resulta sumamente efectiva para superar entornos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos.Las metodologías AGILES nacieron en el sector tecnológico, específicamente para el desarrollo de software, pero su adaptación a cualquier otra industria es bastante sencilla. Este tipo de metodologías son especialmente útiles en sectores que se enfrentan a lo que se denomina en la estrategia militar un entorno V.U.C.A.

Éste es un acrónimo del inglés, conformado por las palabras: Volatilidad, Incertidumbre (Uncertainty), Complejidad y Ambigüedad. Se utiliza para definir aquellas situaciones en las que nos enfrentamos a una evolución y a un cambio constante de manera virulenta. Ésta es justamente una situación que estamos viviendo en el sector del fitness en los últimos años.

Agile es una filosofía de trabajo que nació en 2001 a partir de un manifiesto, creado por prestigiosas figuras del desarrollo de software, en el que sintetizaron los puntos en común que tenían herramientas como Scrum, el Extreme Programing (XP), los tableros Kaban, etcétera; y los mezclaron con conceptos de la filosofía vital japonesa como el hansei o el kaizen.

El objetivo que perseguían era crear un sistema de trabajo lo más fluido posible. El manifiesto en cuestión está compuesto por cuatro valores y doce principios, que me permití adaptar en este texto a un lenguaje que encaja con nuestro negocio:

 

LOS CUATRO VALORES

1 Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.

La interacción entre personas es más importante que los procesos y las herramientas preestablecidas, aunque ello no suponga negar la utilidad de estos últimos.

 

2 Producto o servicio funcionando sobre documentación extensiva.

Toda burocracia y documentación innecesaria debe ser eliminada, lo importante es el producto final que recibe el cliente.

 

3 Colaboración con el cliente sobre negociación contractual.

La colaboración con el cliente es crítica para el éxito, más allá de lo establecido en el contrato.

 

4 Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan.

La planificación es flexible y debe adaptarse a las circunstancias de cada momento.

 

LOS DOCE PRINCIPIOS

1 El cliente está en el centro de todo.

La satisfacción del cliente es la clave de cualquier decisión. Por lo tanto, debemos tener presente cuáles son sus expectativas sobre lo que espera de nosotros, y obsesionarnos con superar sus necesidades.

 

2 Aceptamos con agrado las nuevas necesidades del cliente.

Al trabajar en un entorno V.U.C.A., lo que hoy necesita nuestro cliente puede ser diferente a lo que necesite mañana. Por ello, adaptarnos al cambio, lejos de ser un inconveniente, se convierte en una ventaja competitiva para nosotros. Por eso agradecemos cualquier sugerencia o solución si nos ayuda a mejorar nuestros productos o servicios.

 

3 Adaptamos y evolucionamos nuestros productos y servicios en el menor plazo posible.

Al dividir el trabajo en fases productivas -que es una de las bases de estas metodologías- podemos implementar cambios en periodos muchos más cortos que los que conseguiríamos si aplicásemos otros sistemas de trabajo.

 

4 Trabajo en equipo.

Todos los miembros del equipo, tanto managers como colaboradores, trabajan de forma conjunta y cercana.

 

5 Facilitar el trabajo.

Los proyectos se desarrollan en torno a individuos motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo.

 

6 Comunicación efectiva.

El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara, honesta y constructiva.

 

7 Medir para gestionar.

La evolución de los procesos y el progreso no es un elemento subjetivo. Para ello, es crucial que cualquier avance se pueda medir con indicadores específicos y que todos los miembros del equipo deben conocer. El objetivo se alcanza o no se alcanza, no existen términos medios.

 

8 Evolución continua.

La forma de ejecutar los proyectos debe garantizar en sí misma su continuidad. Debemos ser capaces de evolucionar de forma indefinida.

 

9 Técnica y diseño.

La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la agilidad. Especialmente en el sector del fitness, donde la correcta implementación técnica es imprescindible para garantizar la seguridad de nuestro cliente.

 

10 Simplicidad.

Las tareas han de ser lo más sencillas posible. Si alguna no puede ser ejecutada en esos términos, debe ser dividida en partes hasta que se reduzca su nivel de complejidad.

 

11 Autogestión de los equipos.

El equipo de trabajo debe ser capaz de organizarse por sí mismo.La jerarquía puede convertirse en un lastre para lograr el objetivo marcado, por ello, debe excluirse, salvo cuando sea absolutamente imprescindible.

 

12 Autoanálisis.

En intervalos regulares, el equipo reflexiona sobre cómo ser más efectivo para hacer ajustes y perfeccionar su comportamiento en consecuencia.

 

Sobre la implementación

Estas metodologías no son mágicas. Deben aplicarse de la manera adecuada y requieren que el equipo y sus responsables estén preparados, acepten y conozcan las ventajas y los inconvenientes de este sistema de trabajo. Por estos motivos, es recomendable que la empresa tenga la ayuda de profesionales con experiencia en su implementación inicial.

 

Las metodologías Agile pueden marcar la diferencia en nuestro sector, que hoy vive un aumento exponencial de la competencia producto de la entrada de grandes compañías nacionales e internacionales, el boom de los estudios boutiques y de las franquicias que facilitan el know-how del negocio a emprendedores que hasta ahora eran ajenos al sector.

 

En este contexto, la clave para implementar estas metodologías con éxito es la confianza que debemos tener en cada una de las personas de nuestro equipo. Si les damos la oportunidad de expresar abiertamente y de forma continua qué mejorarían en nuestra empresa, con seguridad obtendremos respuestas que marcarán la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Share this post