La tecnología, el mejor aliado

Pueden pasar meses entre que una persona inicia un plan de entrenamiento y el momento en el que empieza a sentirse y verse mejor. De modo que contar con datos concretos que midan el esfuerzo diario resulta muy valioso. Y esto es posible hoy gracias a la tecnología.

La tecnología y el ejercicio siempre han tenido una relación simbiótica. Sin importar la actividad física que se realice, la creciente necesidad de contar con más información -apoyados por la tecnología- para monitorear nuestros entrenamientos, es cada vez es mayor.

Y dado el interés de las personas por hacer actividad física de toda índole, algunas marcas como Apple y Samsung, que no estaban en esta industria hace algunos años, hoy compiten agresivamente en uno de los mercados de mayor crecimiento y relevancia del mundo.

Hoy, las populares rutinas de resistencia, estiramiento y entrenamiento intenso se suelen medir mediante dispositivos de monitoreo conocidos como tecnología vestible (wearables), tales como monitores cardiacos, pulseras fitness y los relojes inteligentes.

Mediante estas soluciones, los entrenadores pueden interactuar con sus clientes en tiempo real a través de clases individuales o grupales, por medios virtuales como Skype o FaceTime y a través de otros sitios de fitness como Wello o EMG Live Fitness.

Exos, una compañía que diseña programas de acondicionamiento físico para atletas profesionales y amateur, también utiliza videos de entrenamiento en línea y dispositivos para monitorear la actividad de cada persona, con el fin de ayudarlas a lograr sus metas.

Lo mismo a través de Apps, combinadas con wearables como Myzone, que además de ayudar a monitorear el entrenamiento dentro de un establecimiento, al aire libre o en el agua, brindan información precisa sobre la actividad del individuo donde sea que esté, y permiten llevar un seguimiento de su alimentación, biometría e imagen de cada persona.

La posibilidad de medición siempre ha sido un importante activo para el ejercicio; después de todo, los objetivos de fitness suelen ser cuantificables: calorías quemadas, peso perdido, distancia recorrida o ritmo cardíaco alcanzado. Poder visualizar y registrar esta información supone una gran atracción tanto para la motivación como para llevar un control de las sesiones de entrenamiento con datos y parámetros certeros.

No se puede mejorar lo que uno no mide. Y ahora podemos medir todo lo que deseemos. Pueden pasar meses entre que una persona inicia un nuevo plan de fitness y el momento en el que empieza a sentirse y verse mejor, por lo que poder ver datos que midan el esfuerzo diario resulta muy valioso. La retroalimentación (feedback) digital nos da una sensación de realización. Cuando formamos nuevos hábitos, acortar el circuito de la retroalimentación crea un círculo virtuoso de acción y recompensa.

Hoy día, muchas cadenas de gimnasios a nivel mundial utilizan herramientas tecnológicas para mejorar la experiencia de sus miembros e incrementar así sus tasas de retención y de atracción de nuevos socios. Brindar un servicio diferenciado aumenta el valor del negocio, ayudando a sus socios mediante datos duros a llegar a sus metas. El gran reto es romper los paradigmas de la operación clásica de un gimnasio y migrar hacia soluciones tecnológicas.

La tecnología, si es bien llevada por los gimnasios, motiva a sus clientes a vivir mejores experiencias dentro y fuera de estos. Los nuevos sistemas, como Myzone, incluyen redes sociales, retos entre amigos, juegos y clases virtuales que integran comunidades virtuosas, con miembros que se motivan mutuamente. Así, la tecnología se convierte en una herramienta poderosa, que le da vida al gimnasio.

La tecnología nos permite estar en contacto permanente con las personas y ahí es donde reside su gran virtud para ayudar a los gerentes de instalaciones deportivas a combatir uno de sus principales problemas: la infidelidad de los usuarios. En este sentido, cada vez empezará a ser más habitual el monitoreo y seguimiento de los clientes a través de Apps.

En un futuro muy cercano, estas nuevas soluciones y aplicaciones móviles se convertirán en el CRM del entrenamiento de tus socios, que te aportará información para la toma de decisiones y generación de estrategias específicas para mejorar la experiencia de tus  clientes, no solo dentro del establecimiento, sino en cualquier lugar donde haya Internet.

Share this post