Pese al cierre total, los gimnasios de Río de Janeiro seguirán abiertos

Pese al cierre total, los gimnasios de Río de Janeiro seguirán abiertos

En la ciudad de Río de Janeiro, Brasil, las autoridades decidieron un cierre total de actividades no esenciales por 10 días, pero los gimnasios seguirán abiertos con restricciones. Las nuevas medidas, anunciadas en conferencia de prensa por el alcalde Eduardo Pae,  entrarán en vigor a partir del 26 de marzo y tendrán vigencia hasta el 4 de abril.

Paes justificó su decisión argumentando que, en los últimos diez días, el número de personas a la espera de una cama de terapia intensiva creció de 64 a 493. Aún en este contexto, los gimnasios cariocas podrán seguir abiertos gracias a que en noviembre pasado la Ley Municipal No. 6.803 reconoció como esencial para la población la práctica de ejercicio.

Esta ley, impulsada por la Asociación Brasileña de Gimnasios (ACAD es su sigla en portugués) y el Concejo Regional de Educación Física (CREF1), demuestra que las autoridades “valoran el papel fundamental que cumplen para la salud de la población los servicios que brindamos los gimnasios”, dice Eduardo Netto, de la cadena Bodytech.

«Somos considerados un factor de prevención –prosigue- y eso nos trajo aparejada una importante responsabilidad: mantener las medidas de higiene, hacer respetar el distanciamiento físico entre personas y el uso de tapabocas”. Durante esta fase de alto riesgo, los gimnasios de Río podrán seguir abiertos pero con mayores restricciones.

«No podremos ofrecer clases grupales y nuestro horario de apertura se ampliará para evitar aglomeraciones. Nuestra capacidad se limita a un tercio y los socios deberán concurrir con cita previa”, explica Netto, quien además comenta que en su cadena de gimnasios ya recuperaron el 75% de los socios que tenían antes del inicio de la pandemia.

«Aún hay personas que eligen seguir confinadas, pero el inicio de la vacunación nos trajo una ola de optimismo. Este momento es bastante desafiante pero, en el caso de Río de Janeiro, recibimos un tubo de oxígeno para poder respirar un poco más. Solo nos queda esperar que las medidas adoptadas sean efectivas”, concluye el directivo.

Por su parte, Thiago Somera, director de abastecimiento de Smart Fit, opina: “El Gobierno de Río de Janeiro tomó la decisión correcta al permitir que la gente siga ejercitándose en los gimnasios en tiempo de pandemia. Obviamente, habrá que hacerlo respetando las restricciones para cuidar a los usuarios en un momento tan importante como éste”.

Tras los cierres de actividades consideradas no esenciales anunciados en Río de Janeiro y en San Pablo, el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro presentó una demanda ante la Corte Suprema en la que exige que sea limitado el poder tanto de alcaldes como de gobernadores para decidir cierres temporales de ciertas actividades económicas.