Sexo gratis

Independientemente de cuál sea tu SEXO, leer este artículo es GRATIS. Las dos palabras que titulan el artículo solo tienen un fin; captar la atención del lector. Y esto es justo lo que tienes que conseguir tu marketing.

Todos los expertos en marketing están de acuerdo en que vivimos una era de sobresaturación de impactos publicitarios, visuales, gráficos, en la calle, en la televisión, en la radio, en tu propio mail, o en el bar donde tomas café. Son miles los mensajes publicitarios que recibe una persona a diario, y ya hace tiempo que nos han dejado de interesar, por lo que también ya hace tiempo que no funcionan.

Entonces empezamos a hablar de contenidos, de no solo publicitarnos con el mensaje de “cómprame que soy mejor y más barato”. Ahora ofrecemos información, datos, contenidos interesantes, tratamos que nuestro consumidor se “enganche” con lo que le ofrecemos, mediante, artículos, blogs, videos, lo que sea… y eso durante un tiempo funcionó.

Hoy hemos llegado a la era del “no tengo tiempo”, y ésta es la realidad que vivimos la mayoría de nosotros. Hay tal cantidad de información, temas interesantes que leer, actividades, juegos, videos, fotos, miles y miles de cosas que nos interesan, que hemos entrado en este terrible estado de “no tengo tiempo”.

Internet no solo nos ha traído toda la información que queremos, sino que ha creado una sobre saturación de información. Cosas que queremos leer, ver y hacer, y es tal la cantidad de cosas que nunca tenemos tiempo suficiente de llegar a todas. Además esto ha traspasado las fronteras de nuestra computadora y ha entrado en los teléfonos móviles.

Antes queríamos que un teléfono móvil fuera pequeño, para poder llevarlo con comodidad, eran los tiempos en que los teléfonos servían para llamar. Ahora los teléfonos son cada vez más grandes, para poder “consumir” contenidos en internet. Las computadoras de mesa dieron paso a las portátiles, éstas a las tablets que se hicieron más pequeñas, y los móviles más grandes, cada vez más parecidos a una computadora.

El resultado es que tenemos en nuestros bolsillos, aparatos que no sabes si son un teléfono grande, una tablet pequeña o un miniordenador. Y en realidad lo son todo.

Y la consecuencia de esto es que tu nuevo Smartphone lo usas mientras esperas el autobús, mientras comes, mientras te reúnes con tus amigos, mientras ves la televisión, antes de acostarte, y nada más levantarte. Y en todo momento ves redes sociales, tu correo, webs, noticias, “consumes” información.

Pues éste es el momento en que los gerentes de marketing tenemos que comunicar. En el momento que el consumidor, voluntariamente, dirige su mirada hacia su Smartphone, allí tenemos que estar. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es olvidarnos de los medios masivos de publicidad. Son muy caros y poco efectivos.

Tenemos que estar en internet, en las redes sociales. Pero de una manera “pasiva”. Olvídate de poner banner, anuncios, etc., porque en el fondo estás trasladando a un medio digital el mismo error que estamos cometiendo con la publicidad masiva.

Al consumidor no le gusta que le digan lo que tiene que hacer, no le digas “cómprame”, no se cree tus mensajes, no le digas “soy mejor”. Es el consumidor el que elige lo que quiere y le interesa. Ya no intentes “llegar” al consumidor, es él quien te buscará y es tu mismo cliente quien moverá tu mensaje a otros consumidores.

El usuario buscará “un gimnasio barato en tal barrio”, y nuestro trabajo es que nuestro centro aparezca en esa búsqueda en la primera página y que además te lleve a una web atractiva, que comunique lo que ese usuario busca.

Por ejemplo, un anuncio en Google, tiene un costo muy elevado, cada persona que entra en ese anuncio te cuesta, y tiene una repercusión muy relativa. Sin embargo un video viral, que “caiga bien”, en cuestión de horas lo pueden haber visto millones de personas. No puedes obligar a una persona a ver tu video, tu anuncio, tu mensaje. Es el consumidor quien te elige, quien decide compartir lo que has hecho.

Por lo tanto, algunas claves que debemos seguir hoy en día en el marketing, son:

GRATIS. Ya hay muy pocas palabras que conecten, que te hagan pararte y mirar, leer, pero GRATIS es una de ellas. Olvídate del mensaje de siempre, de poner palabras como “oferta”, “descuento”, “promoción”, eso ya no afecta al consumidor.

CONTENIDOS. Para que tu propio cliente te haga de vendedor, lo que ofreces no solo tiene que ser interesante, sino que debe ser lo suficientemente interesante como para que ese cliente decida compartirlo en sus contactos, y al mismo tiempo se vuelva a compartir una y otra vez. Necesitamos artículos que quieran leer, videos demostrativos, elementos a los que voluntariamente la persona quiera dedicar su poco tiempo.

DIGITAL. Por supuesto, el soporte debe ser digital y debe tener un formato fácil de consumir en un Smartphone. Cada vez se usa menos la computadora y más los teléfonos móviles para acceder a web, hacer compras on-line, navegar redes sociales, etc.

VISUAL. Los consumidores siempre hemos sido poco lectores, pero cada vez más tendemos a una comunicación visual. Será cien veces más efectivo un video explicando algo, que el mismo contenido escrito. Los blogs dieron paso a Facebook, éste a Twitter, donde el espacio para escribir es muy pequeño, y éste ha dado paso a Instagram, donde ya el único contenido es visual en forma de fotos o videos.

HUMOR. Este viejo recurso todavía funciona. Dentro de toda la comunicación que voluntariamente compartimos a diario, hay artículos o noticias interesantes, pero sobre todo, hay imágenes y videos divertidos.

Un video promocional de tu gimnasio, puede ser interesante, quizás alguien lo comparta, quizás lo vean si no es muy largo. Pero haz un video divertido y llegará a millones de personas, a lo largo de todo el mundo.

Share this post