Venezuela inició con cuatro semanas de flexibilización, pero los gimnasios siguen con horario reducido

Venezuela inició con cuatro semanas de flexibilización,  pero los gimnasios siguen con horario reducido

Este lunes pasado, Venezuela inició con las cuatro semanas de flexibilización de la cuarentena por la pandemia de COVID-19, que hasta ahora se venía realizando con un sistema de “7+7”: siete días de confinamiento y siete de levantamiento parcial. Si bien los gimnasios integran uno de los sectores activos de esta nueva etapa, siguen operando con horario reducido de apertura.

El presidente Nicolás Maduro explicó que se trata de una flexibilización por la época “decembrina”, en la que permanecen activos 53 sectores económicos y comerciales. Para los gimnasios, que rigurosamente han cumplido con todos los protocolos por el coronavirus, no hay buenas noticias: cuentan con una franja horaria de atención de apenas 4 horas –de 7.00 a 11.00-, lo que afecta aún más la situación económica del sector.

“El horario de apertura de los gimnasios por la mañana es limitado, es escolar y también laboral, por lo que no muchas personas pueden ir a entrenar. Además, cuando se abrieron en la primera flexibilización, algunos tenían miedo de retomar, hasta que comenzaron a tener confianza, que es la que generábamos”, comenta el consultor Yordi Arteaga.

El mencionado esquema “7+7”, fue puesto en marcha en el mes de junio, para prevenir el contagio del virus en territorio nacional, pero ha impactado de lleno en la economía de los establecimientos de fitness. El Gobierno prevé en enero de 2021 retomar esta cuarentena rigurosa: “Muchos gimnasios bajo esas condiciones prefieren no abrir. Algunos  tuvieron que vender y moverse a otro sector”, indicó Arteaga.

Lo que sucede es que los dueños de los sitios de entrenamiento se vieron obligados a pensar de qué forma cobrar este servicio inusual: “Hubo que analizar cómo se debería pagar la cuota para este formato. Hay quienes cobran un precio mensual por las dos semanas, otros que cobran por día o clase y muy pocos lo llevaron al formato virtual”, añadió Arteaga.

Si bien informan que no se ha reportado casos de infección en gimnasios durante su funcionamiento en estos meses, el poco tiempo de operación permitido para la actividad preocupa, teniendo en cuenta que además solo les permiten operar con una ocupación del 30% de su capacidad. Esto solo continúa prolongando la difícil situación financiera para el sector.