Uruguay anunció el cierre de gimnasios hasta el 18 de diciembre

Uruguay anunció el cierre de gimnasios hasta el 18 de diciembre

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, anunció este martes nuevas medidas obligatorias en un intento por frenar el aumento de casos de COVID-19 en el país. Entre las actividades que alcanzan las nuevas restricciones, se encuentra el cierre de gimnasios y la cancelación de los deportes en ámbitos cerrado.

«El teletrabajo en las oficinas públicas, cancelación de los deportes en ámbitos cerrados, gimnasios, el básquetbol, el cierre de bares y restaurantes a la medianoche y se aplicarán multas a lugares de trabajo que no cumplan con protocolos», dijo Lacalle Pou en rueda de prensa junto al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, y los coordinadores del Grupo Asesor Científico Honorario.

El Gobierno evaluará el funcionamiento de estas restricciones desde el miércoles, y si el 18 de diciembre el país llega al color naranja en la curva de contagios –siendo este martes amarilla-, podrían anunciar nuevas medidas. «Lo de hoy pretende tener un efecto preventivo», dijo el presidente de Uruguay.

“Esto va a impactar en nuestro bolsillo y la economía. Desde mayo que estamos trabajando mal y no nos acercamos a la facturación del año pasado. Ahora, comienza el declive: diciembre, enero y febrero sabemos que son meses terribles. Sin anestesia, de un día para el otro, estamos obligados a cerrar. La estructura de un gimnasio no sobrevive saliendo a dar clases de zoom o en una plaza”, cuenta Wilson Prenz, director de Personal Gym.

“Los dueños de los gimnasios buscan frenar esto porque vienen complicados. Si bien en mayo abrieron sus puertas, la actividad lejos de ser normal, estuvo condicionada por la situación sanitaria y protocolos que implementaron. Mucha gente tampoco volvió miedo. Son meses en que la actividad funciona con más fuerza, hay que pagar aguinaldos y los cierres implicarán problemas económicos”, asegura Antonio Carvalho de Hi Fitness.

“Desde mayo que no tengo ni un solo caso en los dos gimnasios, ni de personal ni socios. Gastamos mucho en alcohol en gel, en productos de limpieza y estamos como ‘policías’ con la gente para que mantenga la distancia. Vamos a cerrar a nuestro costo. Es un panorama complicado y muchos colegas no saben qué hacer para sobrevivir”, añade Prenz.

El caso uruguayo se destaca y contrasta con el de otros países del continente americano, por la singular y exitosa estrategia para contener la pandemia, sin cuarentena obligatoria, confinamiento, ni cierre permanente de actividades, entre ellas, los gimnasios y establecimientos deportivos.

Pero desde este sábado y domingo pasados, el panorama es otro: Uruguay superó por primera vez los casos diarios desde que se detectó la enfermedad el 13 de marzo, al registrar 208 infectados cada uno de esos días. Hasta el momento se infectaron 6.024 personas y fallecieron 78 por la enfermedad, según el reporte de este martes del estatal Sistema Nacional de Emergencias.