Se lanzó Central de Entrenamiento, una aplicación que ayuda a entrenadores personales a profesionalizarse y a gestionar clientes

Se lanzó Central de Entrenamiento, una aplicación que ayuda a entrenadores personales a profesionalizarse y a gestionar clientes

En un año complicado, con muchos cambios y adaptaciones dentro de la industria del fitness debido a la pandemia de COVID-19, surgen nuevos emprendimientos. Uno de ellos es Central de Entrenamiento, una aplicación que tiene su origen en México y cuyo objetivo es ayudar a los entrenadores personales a profesionalizar su servicio y a gestionar clientes.

“Es un servicio digital que tiene por objetivo acercar a los entrenadores a través de distintos planes de entrenamiento -por medio de videos- para que ellos puedan ofrecerlos a sus clientes sin necesidad de que estén conectados en una sesión en vivo”, explica Marcel Kerriu, director de The Central Academy y consultor técnico en gestión de gimnasios.

“La idea surgió con la pandemia y el encierro -agrega- porque veía a muchos entrenadores que trataban de estar cerca de sus clientes por diferentes plataformas como Zoom, Facebook, Instagram y demás. Conversando con algunos de ellos, me contaban que terminaban exhaustos porque hacían la rutina junto con sus clientes de manera virtual”.

Kerriou también pone foco en la situación sobre los honorarios de los profesionales del ejercicio. “Además de estar cansados, los entrenadores no podían cobrarles lo mismo a sus clientes porque todo era a distancia mediante un dispositivo móvil. Algunos bajaron sus precios, otros no, y un gran porcentaje tampoco sabía cómo cobrarles”, dice.

Con esta app los entrenadores tienen disponibles rutinas agrupadas sobre tres capacidades: fuerza, resistencia aeróbica y flexibilidad/movilidad para tres niveles. “Ellos le recomiendan a sus clientes que compren un paquete y les indican qué rutina hacer y qué día les corresponde”, agrega Kerriou, quien desarrolló el proyecto en conjunto con la entrenadora Yolo Mejia Atzin.

CDE está abierta a cualquier entrenador del mundo. Por el momento está disponible para Android y en enero llegará a iOS. Cada clic que el cliente de a las rutinas se va devengando del paquete de servicios y eso representa dinero para el entrenador. Al final del mes se les deposita el 80% de lo facturado, menos el 20%  de comisión más impuestos.

“Lo que da valor al producto es que monetizas sin estar conectado. Puedes estar dando una sesión presencial o por Zoom y al mismo tiempo tener a 10 clientes que están realizando sus rutinas y ganar dinero por ello”, comenta Kerriou. Y agrega, “buscamos que tengan cercanía con el cliente, cobrarle sin corretearlo y dar seguimiento con resultados para ambas partes”.

“Este año todos aprendimos mucho –prosigue-. En lo particular, nunca me hubiera imaginado dar sesiones de entrenamientos vía remota y hoy lo hago con muchos clientes, lo cual me ha desafiado. Entendí que rompiendo paradigmas es la mejor manera de sobrevivir, renovarte, adaptarte y reinventarte. Sabíamos que lo virtual iba a instalarse con fuerza, pero nunca imaginamos que íbamos a tener que adaptarnos en tan pocos meses”.