Recomiendan hacer actividad física regular de intensidad moderada a vigorosa para evitar daños cerebrales en la vejez

Recomiendan hacer actividad física regular de intensidad moderada a vigorosa para evitar daños cerebrales en la vejez

La actividad física de intensidad moderada a vigorosa en la mediana o avanzada edad ayuda a la actividad cerebral, según un estudio del Irving Medical Center de la Universidad de Columbia, de Nueva York. Este trabajo concluyó que «mayores niveles de actividad física en la mediana edad pueden proteger contra las secuelas cerebrovasculares en la vejez».

Esto ocurre porque, según este estudio, la actividad física se asocia «mayores volúmenes de materia gris, menos enfermedad de la sustancia blanca y menos lesiones cerebrovasculares». En esto coincide Sergio Wilde, titular de las cátedras de Entrenamiento y Evaluaciones de la Facultad de Educación Física de la Universidad Nacional de Tucumán. «Creo que la actividad física es más determinante aún que el ejercicio», remarca.

 

“El ejercicio es una forma construida de movimiento, mientras que la actividad física es una interacción del movimiento con los requerimientos del medio ambiente”, explica Wilde. “Esto le brinda al individuo y al cerebro la posibilidad de responder con actividades motoras a lo que la circunstancia medioambiental le está pidiendo”, agrega.

 

“La actividad física es un gran medicamento preventivo para todo este tipo de neuropatías de la vejez, como Alzheimer o Parkinson”, dice Wilde. Y en la misma línea añade: “A través de distintos tipos de análisis, se ha sondeado la presencia de un precursor neurotrófico derivado del cerebro que se manifiesta con la responsabilidad de generar más sinapsis y desarrollar neuronas cuando se hace actividad física”.

 

La Dra. Priya Palta, autora del estudio, comenta que realizar al menos una hora y 15 minutos de actividad física, a la semana o más, con esos niveles de intensidad, puede preservar la estructura y salud del cerebro en la mediana edad. “Además del movimiento, la alimentación y el descanso son los dos compañeros irrenunciables para mejorar la salud cerebral en la vejez”, comenta Wilde.

 

El estudio fue financiado por Alzheimer’s Research UK y participaron 1.604 voluntarios con una edad media de 53 años. Informaron la cantidad de ejercicio de intensidad moderada a vigorosa que hacían a la semana y ésta se clasificó como nula, baja, media o alta. Durante los 25 años siguientes se les hicieron cinco revisiones médicas pruebas.

 

Para esto, se utilizaron escáneres para buscar lesiones y áreas de daños o enfermedades. Se determinó que las personas que no hacían actividad física de intensidad moderada a vigorosa en la mediana edad, tenían un 47% más de posibilidades de desarrollar áreas de daños cerebrales que los que sí informaron niveles altos de actividad física.