Los gimnasios en Vietnam cumplen su primer mes con menos restricciones

Los gimnasios en Vietnam cumplen su primer mes con menos restricciones

Tras haber reabierto en la primera semana de mayo, los gimnasios en Vietnam cumplen su primer mes de funcionamiento con mayor liviandad en cuanto a las medidas restrictivas: cada vez menos gente usa tapaboca, no es obligatorio tomar la temperatura, y no hay un límite máximo de concurrentes.

“A medida que fueron pasando las semanas, se fue aflojando cada vez más (el protocolo), hasta hoy. Te diría que, si bien el alcohol en gel (se ofrece), la gente se siente muchísimo más tranquila, y se percibe en el ambiente que no hay miedo”, cuenta el entrenador argentino Christian Monteferrante, miembro del staff de Body by Jovie.

“Las sesiones grupales de Yoga reanudaron sus actividades normalmente (…). Ahora están liberadas a la cantidad de gente que pueda asistir”, señala Monteferrante. A su vez, a partir de este mes, se retomaron las clases en el horario de las 17.30 y 18.30 en ese gimnasio, ya que se habían suspendido por la baja asistencia.

A pesar de que “no tengo cifras concretas del porcentaje de socios que volvieron al gimnasio, diría que un 80% ya retomó su entrenamiento”, explica el argentino.

En Vietnam, si bien hubo cuarentena desde febrero- y fue flexible, no obligatoria- la reapertura se realizó bajo un protocolo estricto con un límite de diez personas por clase. Por otro lado, en cuanto a lo económico, “hubo muchos negocios afectados, algunos tuvieron que cerrar definitivamente”, señala el entrenador.

Body by Jovie es un gimnasio situado en la ciudad de Ho Chi Minh orientado al fisicoculturismo, cuya superficie es de 150m2, y posee una sala de musculación más un salón de Yoga. Como también ofrece clases para niños y bebés, cerró sus puertas de manera voluntaria a principios de marzo. Su plan es de U$35 cada diez clases.