“Las clases online no pueden reemplazar las experiencias en vivo”, dice Will Wang, CEO de Will’s Fitness Club, de China

“Las clases online no pueden reemplazar las experiencias en vivo”, dice Will Wang, CEO de Will’s Fitness Club, de China

“Las clases online de fitness no pueden reemplazar las experiencias en vivo en los gimnasios, pero son realmente importantes para mejorar la atracción y la retención de los miembros”, opina Will Wang, CEO de Will’s Fitness Club, de China, quien logró reabrir hace un mes 11 de sus gimnasios en Shangahi.

En esta línea el empresario agregó: “Los entrenamientos en línea solo pueden mantener a los miembros motivados y ayudarlos a seguir quemando algunas calorías en casa, pero las experiencias en el gimnasio no pueden ser reemplazadas. Cuando la situación del virus se contenga y termine, los clientes volverán a los gimnasios bajo la guía de sus profesores”.

Wang proyecta tener un 50% de sus sedes abiertas para el segundo semestre del año. Al anunciar la reapertura, esta cadena publicó un comunicado con “fotos que mostraban los resguardos de higiene que tomamos, y que fueron aprobados por el Gobierno. Eso sirvió para que los socios tuvieran confianza y nos vieran como lugares seguros”, señala Wang.

“También preparamos invitaciones a nuestros empleados y lanzamos nuevas promociones”, explica el CEO de Will´s Fitness Club. “Las personas aumentaron de peso después de dos meses de estar en casa, por lo que la primavera es una buena temporada para atraer de regreso al gimnasio a los miembros que quieren prepararse para el verano”, concluye Wang.

En el caso de esta cadena, todas las membresías son prepagas anuales -algunas incluso son de varios años- “y por eso nos comprometimos a extenderlas al finalizar el contrato por el mismo tiempo que estuvimos cerrados”, explica el empresario. Durante el cierre, usaron las redes sociales para brindar consejos de nutrición y acondicionamiento a sus socios.

“También aprovechamos –prosigue- para capacitar online a nuestro equipo en el proceso de bienvenida a nuestros miembros, en los detalles de higiene y gestión del nuevo escenario. Además hicimos una limpieza profunda de las instalaciones para estar preparados para la reapertura, respetando todas las orientaciones del Gobierno y los requisitos impuestos”.

Entre esos requisitos que exigió el Gobierno chino para abrir, Wang destaca la responsabilidad total. “El gimnasio asume la responsabilidad total por las consecuencias si se descubren casos confirmados de Covid-19 dentro de sus instalaciones. Por eso tuvimos que darles un mensaje claro a los miembros y empleados en este sentido”, comparte Wang.