La tradicional cadena norteamericana de gimnasios Gold’s Gym se declaró en bancarrota

La tradicional cadena norteamericana de gimnasios Gold’s Gym se declaró en bancarrota

La cadena norteamericana de gimnasios Gold’s Gym se declaró en bancarrota el pasado lunes 4 de mayo. Según Adam Zeitsiff -CEO de la compañía-, esta será la forma de reestructurar financieramente a la compañía luego de que el cierre de todas sus sedes por la pandemia del coronavirus afectara a toda la empresa.

“Presentamos esta bancarrota para la entidad corporativa de la cadena. Este movimiento no involucra a las franquicias, que constituyen la mayoría de las unidades de Gold’s Gym”, declara Zeitsiff. El CEO espera que la compañía salga de esta situación este año durante los primeros días de agosto o antes.

El capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos (Chapter 11 en inglés) permite a las empresas con problemas financieros reorganizarse bajo la protección de la ley. Entonces, cuando una empresa no está en condiciones de asumir su deuda o de pagar a sus acreedores, puede solicitar dicha protección prevista en el capítulo 11. Esto es lo que hizo Gold’s Gym.

“Antes del COVID-19 estábamos en un cambio masivo, renovando franquicias, otorgando sedes propias de la compañía a franquiciados. Estábamos creciendo, pero luego llegó la pandemia. La bancarrota es simplemente nuestra forma de actuar rápidamente para garantizar que tengamos un negocio viable y sostenible a largo plazo”, dice Zeitsiff.

Gold’s Gym cerró temporalmente todos los gimnasios que eran propiedad de la compañía el 16 de marzo. Esa misma semana congeló las cuotas de membresía en sus socios, y durante ese mes también suspendió al 98% de los empleados de la cadena. «Pasamos de tener un fuerte flujo de ingresos y de hacer crecer nuestro negocio a no tener nada», comenta el CEO.

Por el momento se desconoce cuánto dinero le costó a Gold’s Gym el cierre de sus unidades. Sin embargo, durante este tiempo la empresa no ha generado ingresos por membresías ni por regalías, a excepción de los ingresos que consiguieron a través de la venta de vestimenta, productos y consumibles de su marca.

Gold’s Gym es propiedad de TRT Holdings y ocupó en 2018 el puesto número 8 en la lista de los 100 mejores gimnasios de la industria fitness, reportando ingresos de U$302 millones de dólares entre sedes propias y franquicias. El mes pasado, la cadena decidió cerrar permanentemente sus 32 unidades propias debido a la crisis generada por la pandemia.