La asociación de gimnasios de Portugal pidió una reducción temporaria del IVA al 6%

La asociación de gimnasios de Portugal pidió una reducción temporaria del IVA al 6%

La Asociación Portugal Activo (AGAP), que representa a 1.100 gimnasios, que emplean a 17.000 profesionales, presentó al Secretario de Estado de Juventud y Deportes, João Paulo Rebelo, un pedido de reducción al 6% del IVA aplicado al sector, lo que sucedería extraordinariamente por un período de un año, y la introducción de un beneficio fiscal bajo el IRS por un monto máximo de 400 euros por contribuyente para todos aquellos que trabajen en estos gimnasios. Actualmente, el sector del fitness tiene un IVA del 23%.

Para AGAP, ésta es la única forma de compensar la «reducción drástica y prolongada de la facturación», que comenzó a caer incluso antes de la declaración del Estado de Emergencia, y cuyos niveles actuales de ingresos «son residuales», en la medida en que la mayoría de los gimnasios eligieron suspender o reducir sus tarifas mensuales «a aquellos pocos miembros que aún siguen pagando».

En el caso de la reintroducción de gimnasios entre los gastos que dan derecho a los contribuyentes a los beneficios fiscales (descuento del IVA del usuario), se argumenta que «la medida será compensada por el aumento de los ingresos fiscales» resultante del incremento de la facturación que se espera si aumenta el número de usuarios en gimnasios.

En declaraciones al Jornal Económico, el presidente de AGAP, José Carlos Reis, dijo que el Secretario de Estado «mostró apertura» para ayudar a negociar estas propuestas con la Secretaría de Estado de Asuntos Tributarios, al tiempo que reconoció que la disminución de la tasa de IVA podría ser un objetivo más difícil de alcanzar.

También se menciona en el documento presentado al Gobierno la convicción de que el sector del acondicionamiento físico «estará entre los que tendrán mayores pérdidas y por el mayor tiempo», con pleno funcionamiento solo posible «cuando haya confianza en la opinión pública». Algo que la asociación cree tomará un año, teniendo en cuenta que llevan a cabo «actividades con alto gasto de energía y principalmente en salas cerradas».

En este sentido, AGAP también describió medidas para la reanudación de la actividad que incluyen el compromiso de organizar los gimnasios para que haya un límite de cuatro metros cuadrados para cada miembro presente, con sistemas de control de acceso a las instalaciones, límites la capacidad de las clases grupales y la retirada o prohibición de usar la mitad del equipamiento cardiovascular y de musculación.

También deberá haber reglas sobre distancias mínimas de seguridad entre empleados y clientes, el uso de solo la mitad de los lockers en los vestuarios o el suministro de productos desinfectantes a todos los visitantes de estos centros de entrenamiento.

En representación de un sector muy afectado por el impacto de las medidas de contención para detener la pandemia de COVID-19 y con un alto porcentaje de trabajadores independientes, José Carlos Reis observa con «algo de optimismo» la indicación de que la reapertura gradual de la economía debería comenzar en el mes de mayo, sin dejar de ser realista: «Ya nos han advertido que seremos los últimos en reabrir y reabriremos con conciencia».

Fuente: Jornal Económico