En Monterrey, manifestantes exigen la reapertura de gimnasios y que se declare esencial a la actividad física

En Monterrey, manifestantes exigen la reapertura de gimnasios y que se declare esencial a la actividad física

Ayer, manifestantes reclamaron en Monterrey, capital de Nuevo León, la reapertura de  gimnasios y de otros comercios afectados por los cierres. Desde el Clúster de la Industria del Entretenimiento, Deporte y Alimentos (Cieda), convocaron a esta manifestación frente a la Secretaría de Salud de Nuevo León para exigirle respuestas al Gobierno.

 

En Monterrey son miles los gimnasios cerrados por las restricciones sanitarias. En diciembre decretaron un cierre sin fecha de retorno y la situación económica empeora. “Creemos que esta medida es realmente irresponsable por parte del Gobierno, están matando a nuestros negocios”, dice Felipe Rodriguez Garza, propietario de Great Fitness.

“En la marcha de ayer se unieron otros comercios que también están cerrados, como los salones de eventos y restaurantes, ya que no es posible generar trabajo y mantener los negocios”, cuenta Juan Carlos Serrano, dueño de Best Time Fitness. Los manifestantes de reuniones para exigir la reapertura y que su servicio sea considerado una actividad esencial.

“Definitivamente la marcha sirve para ejercer presión sobre las autoridades sanitarias, para que entiendan de una vez que nos deben considerar cómo una actividad esencial, pues una correcta combinación de ejercicio físico y una buena alimentación es sinónimo de salud, lo cual es sumamente indispensable para atravesar la pandemia”, dice Rodriguez Garza.

 

“Las autoridades –añade Serrano- dicen los hospitales están colapsados, pero se llenaron cuando los gimnasios ya estaban cerrados. Desafortunadamente, han tomado malas decisiones como la restricción de horarios de otros giros como los supermercados, lo que fue un gran error porque la gente se amontonaba y quedaban totalmente llenos”.

 

Además, Serrano añade: “Es muy complicada porque hay gastos como servicios telefónicos, internet, rentas, seguros bancarios, mantenimiento y arrendamientos, que son imposibles de sostener sin trabajar”. En la misma línea, Rodriguez Garza opina: “No generamos ingresos y tenemos gastos fijos, lo cual nos coloca en una situación financiera muy difícil”.

 

En esta línea, el dueño de Best Time Fitness dice: “Por ahora planeamos sobrevivir vendiendo equipamientos, además de realizar amparos para lograr la reapertura del sector y presentar quejas en derechos humanos para reclamar por nuestro derecho a trabajar”. A lo que propietario de Great Fitness agrega: “Tenemos que seguir presionando para que nos declaren como una actividad que puede ayudar a que la gente esté sana”.