En Estados Unidos, un grupo de médicos solicita que se les permita a los gimnasios seguir prestando servicios

En Estados Unidos, un grupo de médicos solicita que se les permita a los gimnasios seguir prestando servicios

Un grupo de profesionales de la salud de Estados Unidos manifestó su apoyo a que los gimnasios sigan abiertos firmando una carta, en la que IHRSA –la entidad norteamericana que nuclea a instalaciones de fitness y deportes de todo el mundo- resume la evidencia que prueba la seguridad que ofrecen los gimnasios a sus usuarios en tiempos de Covid-19.

La carta titulada “Medical Endorsement of Exercise & Lifestyle Medicine” afirma que los gimnasios ofrecen a las personas un lugar para mejorar su salud física y mental a la vez que sociabilizan en un entorno seguro y controlado. La carta en cuestión fue elaborada por miembros del IHRSA’s Medical Headlight Team y de la Medical Fitness Association.

Con la firma de esta carta de respaldo, ambas entidades alientan a que los profesionales de la salud brinden su apoyo para que los gimnasios y clubes deportivos, que adhieran a rigurosos protocolos de seguridad, puedan seguir abiertos brindando servicios a sus comunidades.  Los puntos argumentales clave desarrollados en esta carta son siguientes:

1- Estados Unidos ya padecía una epidemia de enfermedades crónicas antes del Covid-19. La evidencia muestra que el ejercicio es beneficioso para la prevención, el tratamiento y el control de esas enfermedades y más aún ahora, “ya que muchas comorbilidades relacionadas con la inactividad son factores de riesgo que pueden agravar un cuadro de Covid-19″.

 

2-Las restricciones de Covid-19 han afectado gravemente la salud mental, especialmente entre los trabajadores de la salud. Las tasas de depresión están aumentando y más personas, especialmente adultos jóvenes, dicen tener pensamientos de suicidio. También, las tasas de consumo de drogas y sobredosis han aumentado durante la pandemia.

 

3-La evidencia muestra que los gimnasios no son los principales impulsores de la transmisión de Covid-19 en la comunidad. Los protocolos de seguridad como el uso de barbijos, el distanciamiento social, la ventilación adecuada y la limpieza, todos comúnmente implementados en los gimnasios, pueden ayudar a reducir la transmisión aérea de Covid-19.

“La industria del fitness seguirá evolucionando y adaptándose para crear el entorno más seguro posible para que sus miembros estén físicamente activos. Por todas estas razones, las autoridades sanitarias y de políticas deben permitir que los gimnasios, con estrictos protocolos de seguridad, continúen funcionando y cumpliendo su función vital”, finaliza.