En España crece el número de demandas judiciales en algunas comunidades por el cierre de gimnasios

En España crece el número de demandas judiciales en algunas comunidades por el cierre de gimnasios

En España crece a diario el número de demandas judiciales en algunas comunidades por el cierre de clubes deportivos y gimnasios. A fines del mes de diciembre, la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) anunció su intención de reclamar a las autoridades por los daños y perjuicios que se ocasionaron al sector durante pandemia.

“Se pueden reclamar compensaciones tanto por el cierre decretado por el gobierno central como por los dictados posteriormente por los gobiernos autonómicos”, remarca Alberto García, gerente de la FNEID. Además agrega: “Cada instalación afectada tendrá que presentar una demanda, ya que ésta no puede tramitarse de manera colectiva”.

Por su parte, la Patronal del Sector del Fitness en Cataluña (ADECAF) considera que han dejado abandonado al sector y que “ya es hora de pasar a la autodefensa porque no pueden seguir tolerando la improvisación constante”. Por eso, anunció que coordinará un importante número de demandas individuales contra los gobiernos español y catalán.

Ante los numerosos cierres, la intención de ADECAF -que logró un acuerdo con un bufete de abogados- es animar a los gimnasios a reclamar indemnización por los daños causados en su contra. “Ésta es la cuarta vez que nos cierran, sin criterio y sin considerar las repercusiones, por eso empezamos este proceso”, dice Iolanda Latorre, de ADECAF.

Lamentablemente, hace pocos días, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) rechazó el recurso presentado por la Unión de Federaciones Deportivas (UFEC) amparándose en la gravedad de la tercera ola. Por lo tanto, la Generalidad podrá mantener el cierre del sector, que en principio se extenderá hasta el domingo 24 de enero.

Asimismo el cierre de actividades no esenciales decretado en la comunidad de Castilla y León –en las provincias de Segovia y Palencia- ha provocado que un grupo de gimnasios comenzara a movilizarse con el objetivo principal de demandar a la Junta de Castilla y León por los cierres que, según aseguran, “están ahogando al sector”.

“Es un desastre. No nos lo esperábamos. Pensábamos que ya no tendríamos que volver a cerrar. Es intolerable. Nos tratan como si fuéramos un interruptor de la luz, nos van abriendo y cerrando sin que haya casos (de contagios) en los gimnasios”, dice Aurora Miguel Antón, co-propietaria del gimnasio Cronos de Palencia.

Fuente: CMDSport.com