En Costa Rica, los centros deportivos están categorizados en el sector de la salud

En Costa Rica, los centros deportivos están categorizados en el sector de la salud

Hace más de un año, los centros de acondicionamiento físico de Costa Rica lograron ser considerados dentro del sector de la salud. Esto fue posible gracias a que la organización Centros de Acondicionamiento Físico Costarricense (CAFCO) le pudo demostrar al Ministerio de Salud su importancia de ser encuadrados en esa categoría.

“Con evidencia científica pudimos dar pruebas de los beneficios del ejercicio físico, el mejoramiento del sistema cardiovascular, inmunológico, neuronal, etcétera. Además, nuestra tarea contribuye directamente con la previsión de enfermedades no transmisibles”, explica Alejandro Bolaños, miembro de CAFCO.

A pesar de que los establecimientos deportivos costarricenses estén categorizados dentro del sector sanitario, “es muy incierto decir si esto nos da una mejor posición de cara a la reapertura”, dice Bolaños, al tiempo que añade: “Nosotros ya presentamos a los ministerios de Deporte y Salud nuestros protocolos de reapertura gradual”, agrega.

“Esperamos que con esto recuerden que nuestra industria es parte del sector de la salud y que vamos a ayudar a mejorar el bienestar de la población fortaleciendo con nuestros servicios el sistema inmunológico de las personas”, comenta Bolaños, quien además se desempeña como gerente general de la cadena Multispa.

Los protocolos de acción sugeridos por parte de CAFCO consisten en la implementación de materiales para la higiene personal y del establecimiento, la capacitación de empleados, la reorganización del flujo de los socios y horarios de entrenamiento, y el mantenimiento de la ventilación del local.

Los centros deportivos en Costa Rica están cerrados desde el 18 de marzo pasado. “Tenemos cero ingresos- cuenta Bolaños-. Me atrevo a decir que un 5% de los clientes está ayudando con el pago de la cuota. La mayor parte pidió congelar sus membresías o darse de baja”.

Para afrontar la situación, el Gobierno costarricense permitió “realizar la suspensión del contrato temporal de los trabajadores, arreglar el pago de servicios públicos, flexibilizar los pagos con seguros sociales, y pagar los impuestos diferidos a fin de año”, señala Bolaños, a la vez que el Estado les brinda a las familias un bono de ayuda.