El juez del Tribunal de San Juan de Puerto Rico se reservó el fallo ante la demanda a la gobernadora por el cierre de gimnasios

El juez del Tribunal de San Juan de Puerto Rico se reservó el fallo ante la demanda a la gobernadora por el cierre de gimnasios

Ayer, el juez Alfonso Martínez Piovanetti se reservó el fallo ante la demanda a la gobernadora Wanda Vázquez Garced por el nuevo cierre de centros de fitness. La denuncia fue presentada por la agrupación Gimnasios Unidos por Puerto Rico. El tribunal se llevó a cabo de manera virtual con los representantes de ambas partes.

 

“Atenderé este asunto con la premura que amerita, y veré los argumentos presentados. También evaluaré lo que se ha hecho en otras jurisdicciones para luego ver si procede la demanda de desestimación que presentó el Estado”, dijo el juez en la sesión virtual del Tribunal de San Juan.

 

La agrupación le había pedido que revise la constitucionalidad de la Orden Ejecutiva 2020-54 que establece el cierre de gimnasios y negocios de entretenimiento- como bares y cines-, “o cualquier lugar análogo o evento que propicie la reunión de un grupo de ciudadanos” desde el 17 de julio.

 

“Reconocemos que el Estado tiene el poder y el deber de proteger la salud del pueblo. Pero para ello, tiene que utilizar los mecanismos provistos por la Carta de Derechos de la Constitución (…) que establece que es la Asamblea Legislativa (…) que tiene la potestad para restringir o ampliar los derechos establecidos”, menciona la demanda.

 

Este segundo cierre “se da a solo días de haber realizado grandes inversiones en los gimnasios para cumplir con las medidas de salubridad impuestas por la anterior orden”, menciona el documento. “Cada día que pasa, representa una pérdida de miles de dólares para cada dueño”, agrega.

 

Los gimnasios puertorriqueños habían cerrado por primera vez el 14 de marzo al declarase la pandemia de coronavirus, y pudieron reabrir el 16 de junio. “Hasta la fecha, no se ha identificado ningún caso de COVID-19 atribuido al uso de los gimnasios”, señala la demanda.

 

“Algunos (gyms) han tenido que cerrar, otros han llegado a un plan de pago con los (arrendatarios), otros no están pagando nada y están confrontando problemas legales, porque esto es una cadena y tienen que pagar la hipoteca a los bancos”, explica Abdiel Lugo, presidente de Gimnasios Unidos por Puerto Rico.