Desde la Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes catalogan de insensibles a las autoridades que no permiten la reapertura del sector

Desde la Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes catalogan de insensibles a las autoridades que no permiten la reapertura del sector

Con las mismas medidas y restricciones, Ciudad de México seguirá en el máximo nivel del semáforo epidemiológico (color rojo) hasta el próximo 17 de enero, por lo tanto, los gimnasios continuarán sin operar. Ante esta situación, desde la Asociación Mexicana de Gimnasios y Clubes (AMEGYC) catalogan de insensibles a las autoridades que no permiten la reapertura del sector.

“El panorama aquí no es muy alentador. Hay un gran rebrote de Covid-19, con casi 12 mil casos por día, que está afectando a la zona central del país (CDMX, Estado de México y los estados de Puebla e Hidalgo). Deberíamos haber abierto el lunes 11 y ahora ni siquiera tenemos una fecha para abrir”, dice Rodrigo Chávez, presidente de la entidad.

“Esto es catastrófico, pues pone en riesgo 50 mil empleos y causará pérdidas por más de 40 millones de pesos” agrega Chávez. “El resto del país más o menos lo encontramos en unas condiciones aceptables y estamos trabajando en algunos lugares con prohibiciones los fines de semana. En otros lugares, hay limitaciones de capacidad pero abiertos todos los días”.

Y agrega, “las marcas que tienen mayor presencia en México están sufriendo mucho y no podemos imaginar el sufrimiento de los gimnasios pequeños (los que llamamos de barrio). En mi caso personal, he trabajado directamente con las autoridades de CDMX pero la verdad es que son muy insensibles y siguen pensando que no somos esenciales”.

Chávez anunció que ya comenzó una campaña de AMEGYC en medios y redes sociales. “Tenemos que crear consciencia de que los gimnasios son necesarios, indispensables y debemos estar abiertos. El discurso será directo y fuerte contra el gobierno porque no quieren entender que nosotros somos salud y somos el mejor aliado para ellos”, afirma.

“Están asustados y escuchan poco –prosigue Chávez-. No veo lejos lo que yo llamaría una revuelta empresarial. A los amigos de México les digo que sigan trabajando fuerte y luchen para demostrarle a sus gobiernos que nosotros no somos focos de contagio y que el mismo se da en otros lados que sí están abiertos”.

Desde AMEGYC estiman que el impacto que estos cierres de actividades tendrá para la industria de gimnasios es terrible. Si bien en Estados Unidos el 27% de los gimnasios que tuvo que cerrar por la pandemia, no volvió a abrir, “en México la cifra podría llegar hasta 40% de aquellos que no puedan regresar”, dice Chávez.