Corea del Sur permite la reapertura de piscinas y algunos gimnasios

Corea del Sur permite la reapertura de piscinas y algunos gimnasios

El lunes pasado el gobierno de Corea del Sur anunció que piscinas y gimnasios pueden volver a operar, siempre que cumplan con ciertas restricciones de seguridad. Según cuentan algunos medios de ese país, la asistencia a centros deportivos había comenzado a disminuir a partir de enero, antes de que comenzara la pandemia de coronavirus.

“Los socios están esperando a retomar las clases (de entrenamiento) de a poco. Le tenemos más miedo a perder la salud debido a la falta de ejercicio, que a infectarnos con el virus”, comenta Yeonkyung Kye, dueña y fundadora de la empresa de servicios AquaFit Korea, ubicada en la ciudad de Seúl.

Según Kye, muchos establecimientos realizaron desinfecciones y trabajos de mantenimiento durante el aislamiento social. Por su parte, el común de los natatorios no les cobró la membresía a sus socios durante este período. Desde su apertura, a cada miembro se le toma la temperatura y se le brinda desinfectante para manos.

Por otro lado, a los socios de los centros deportivos no se les permite compartir toallas. En cuanto al riesgo de contagio a través del agua, “no hay evidencia de que el coronavirus se pueda propagar mediante este medio, y algunos infectólogos sugieren que el cloro de las piscinas podría ayudar a matar el virus”, añade.

Los gimnasios y centros deportivos de Corea del Sur cerraron sus puertas a fines de febrero. A pesar de que el gobierno anunció la flexibilización en la apertura de estos establecimientos, se extendió el mantenimiento de las medidas de distanciamiento social hasta el 5 de mayo.