Algunos estados de Brasil autorizan la reapertura de los gimnasios

Algunos estados de Brasil autorizan la reapertura de los gimnasios

En ocho estados de Brasil, la cuarentena comenzó a flexibilizarse y los gimnasios empezaron a reabrir sus puertas. Los estados en cuestión son Río Grande do Sul, Santa Catarina, Goiás, Espírito Santo, Paraíba, Sergipe, Tocantis y Brasilia. Sin embargo, los centros deportivos deberán seguir estrictos protocolos de higiene.

Las medidas a cumplimentar consisten en proporcionar alcohol en gel a los socios para desinfectar sus manos tanto en la entrada al gimnasio como en las distintas salas, en los puntos de circulación y baños. También se deberá disponer de alcohol y lavandina para la limpieza de las superficies antes y después de cada turno.

Esto implica que los gimnasios deberán limitar la asistencia a un rango que va del 30% al 50% de su capacidad, y tendrán que organizador a sus socios en grupos por horarios. A su vez, los clientes deberán llevar su propia toalla y botella, ya que no podrán usar ni los bebederos como así tampoco los vestuarios.

Por otra parte, el protocolo sugiere que el control de ingreso y egreso de los usuarios sea realizado por el personal del gimnasio para evitar el uso de sistemas de acceso por contacto, como por ejemplo los molinetes con registro de huella dactilar. “El punto más importante ahora es la seguridad”, señala el consultor brasileño Almeris Armiliato.

Los establecimientos de fitness en Brasil cerraron sus puertas alrededor del 20 de marzo pasado. “Las perdidas son imposibles de calcular- cuenta Armiliato-. Sin embargo, el Gobierno ofreció un soporte financiero por dos meses. Los gimnasios que accedan a ese apoyo podrán mantener el pago de salarios del personal”.

No todos los estados brasileños ofrecen la posibilidad de reapertura. Por ejemplo, en San Pablo, que “es el mayor estado de Brasil, donde hay quince mil gimnasios, están todos cerrados. El lockdown recién empezaría a levantarse el próximo 10 de mayo, pero los gimnasios van a ser los últimos en abrir”, explica Armiliato.

“En los cálculos del Gobierno, contando a partir de esa fecha, tenemos 42 días más para que los demás gimnasios reabran. Eso nos llevaría a casi julio, y ahí no sabría decir cuántos gimnasios van quebrar- comenta Armiliato-. Al momento, tengo información de gimnasios que ya cerraron y de muchos otros que están desesperados”.