Un gimnasio de Canelones ofrece un modelo híbrido de clases

Un gimnasio de Canelones ofrece un modelo híbrido de clases

En la ciudad de Canelones, Uruguay, el gimnasio Guadalupe Club puso en marcha un modelo híbrido de clases de cycling y de fitness, en el que combina recursos presenciales y virtuales. El contenido de las clases se encuentra en una aplicación pero los socios del gimnasio pueden ejercitarse tanto en el salón como desde sus casas.

Con el objetivo de ampliar su grilla de horarios y de conseguir mayor fidelidad entre sus clientes, Guadalupe Club puso lanzó esta propuesta en dos etapas. La primera, en la que ofreció solo de clases de ciclismo indoor, arrancó en mayo de 2020 durante una de las reaperturas que autorizó el Gobierno y tuvo buena respuesta por parte de los socios.

En marzo de este año, se puso en marcha la segunda etapa del proyecto, que abarca una mayor variedad de clases (alrededor de 400), en un salón mucho más grande que cuenta con una gran pantalla y equipos de sonido. Mientras que en la sala de ciclismo indoor, las bicis apuntan a una tele y los usuarios escuchan el audio a través de auriculares.

“Estas clases mixtas fueron resultado de los desafíos que plasmó la pandemia”, destaca Alvaro Santos, propietario del gimnasio junto a su hermana Noelia. “Tuvimos que abrir con horarios más reducidos, con menos público y no podíamos invertir tampoco en muchas horas de los docentes porque tienen un costo muy alto”, explica.

Este desarrollo lo pudieron gestionar gracias a la incorporación de la aplicación TraininGym. En esta app tienen un apartado de “Clases Virtuales”, en donde los socios pueden anotarse, reservar su lugar y asistir al gimnasio a tomarlas. Se pueden encontrar actividades como yoga, stretching, hiit, tabata, pilates, localizada y ciclismo indoor.

“Para aprovechar más esta herramienta, mediante un dispositivo Chromecast -que se conecta al wifi- transmitimos el contenido de las clases en la pantalla gigante. Eso hace que explotemos mucho más la app, el costo que pagamos y que podamos transmitir con la más alta calidad una variedad muy amplia de clases”, comenta Santos.

“El desafío –según Santos- está en cómo acercar a la gente a este formato de clases. Los usuarios están muy acostumbrados a la presencialidad por lo que muchos las miran de afuera y no se animan a entrar. Así que estamos tratando de que prueben el servicio”.

Por otro lado, como cada socio puede tener la app en su teléfono móvil, si no pueden participar de la clase en el salón del gimnasio, pueden realizarla en el momento que quieran desde el lugar en el que se encuentren. “Con las clases de ciclismo indoor tuvimos gran respuesta, esperamos lo mismo con el resto”, añade Santos.

Guadalupe Club fue el primer gimnasio en abrir sus puertas en la ciudad de Canelones, Uruguar. Tiene casi 50 años de antigüedad y está a cargo de Alvaro y Noelia Santos desde el año 2011.