Un entrenador argentino lanzó en Miami una plataforma de entrenamiento con una amplia oferta de clases online

Un entrenador argentino lanzó en Miami una plataforma de entrenamiento con una amplia oferta de clases online

El entrenador y emprendedor argentino radicado en Miami, Alejandro Mezzarapapuso en marcha hace una semana su nueva plataforma online llamada Be One Miami, en la cual ofrece a sus usuarios un amplio abanico de opciones de clases -en vivo y a demanda- de cycle, dance, yoga, meditación, estiramiento, entre otras.

Mezzarapa tiene 50 años y 33 de trayectoria en el sector del fitness. Hoy es director de Mezzasystem, es entrenador Rockcycle y también del programa Spinning. En Argentina, trabajó en cadenas como Megatlón y Sport Club. En septiembre de 2019 se mudó a Miami con su mujer, Mariela Valette, con la intención de montar un estudio de cycling, pero el Covid-19 se cruzó en su camino y obligó a ambos a cambiar de planes.

“Además de las clases de bici en el gimnasio, la idea era ofrecer entrenamientos personalizados y también sesiones de funcional. Pero a causa de la pandemia, la ciudad me recomendó no abrir un local porque esperaban un rebrote y sabían que me iba a fundir. Entonces, opté por desarrollar un gimnasio virtual”, relata el entrenador.

El proyecto comenzó con clases gratuitas en vivo por Instagram, que luego comenzaron a cobrar. Para poner en marcha este emprendimiento invirtieron $400 mil pesos argentinos. A pocos días de lanzada, la plataforma Be One ya tiene 80 suscriptores, pero Mezzarapa confía “en el corto plazo poder sumar muchas personas más tanto de América Latina, como de Europa y también de Estados Unidos”.


“Las clases virtuales llegaron para quedarse. Durante pandemia, mucha gente la pasó mal. Las personas no podían salir de sus casas y nosotros, con nuestras clases, las acompañamos, las ayudamos y queremos seguir haciéndolo cuando todo esto pase”, dice Mezzarapa, quien reconoce su intención de concretar a futuro la apertura del estudio de cycling cuando la situación se normalice. “Ese es mi sueño”, remarca.