Se creó ARGIM, la asociación de gimnasios y centros de actividad física de Río Cuarto, Córdoba

Se creó ARGIM, la asociación de gimnasios y centros de actividad física de Río Cuarto, Córdoba

Se creó ARGIM, la asociación de gimnasios y centros de actividad física de Río Cuarto, en la provincia de Córdoba. Esta localidad está dentro de las denominadas zonas blancas, en donde hace más de 60 días que no se registran casos de COVID-19. La conformación de ARGIM tiene como fin principal la reapertura de los gimnasios en esa ciudad.

“La pandemia movilizó a mucha gente que durante años tenía su propio gimnasio y no se agrupaba con otros dueños para solucionar una problemática. Este contexto nos reunió para ver si entre todos podíamos gestionar la reapertura de gimnasios y centros de entrenamiento”, remarca Gabriel Galfre, presidente de ARGIM.

“Tenemos dos tipos de objetivos, los de medio plazo y los inmediatos. Los primeros se basan en formar acuerdos y convenios que favorezcan a nuestro sector en lo profesional, laboral y comercial. Los inmediatos se relacionan con la reapertura de nuestros gimnasios, antes de que deban cerrar definitivamente por problemas económicos”, destaca Galfre.

Actualmente, ARGIM tiene nucleados a doce propietarios de gimnasios de Río Cuarto. “En la localidad hay en total 67 gimnasios, los cuales generan 380 puestos de trabajo directo y al menos 500 empleos indirectos”, señala el presidente. Otra de las metas de esta institución es atender a la salud de las personas que estuvieron inactivas durante la cuarentena.

“Es importante la presencia de ARGIM en la sociedad porque actuamos como intermediarios entre el sector público y el privado. Al ser una asociación, pensamos en gestionar de manera grupal todas las necesidades de la industria del fitness de esta localidad para tener un mayor impacto y alcance”, afirma Galfre.

“Estamos trabajando con la Municipalidad de Río Cuarto para llevar nuestro reclamo al Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de Córdoba. Por el momento, no obtuvimos respuesta, y la situación es desesperante porque en Río Cuarto  no ha habido casos en 60 días. Esto indica que las cosas se fueron haciendo bien y no justifica la decisión del COE de no dejarnos abrir”, dice Galfre.