La pandemia de Covid-19 afectó los hábitos alimentarios y de actividad física

La pandemia de Covid-19 afectó los hábitos alimentarios y de actividad física
Los hábitos alimentarios y de actividad física se vieron afectados en las primeras fases de la pandemia de Covid-19. Esta afirmación surge de un estudio, publicado en ‘Frontiers in Psychology‘, que se basó en los resultados de una encuesta ‘on line‘ de la que participaron mil personas de varios países, que tomaron diferentes medidas de contención del virus.

La disminución de los niveles de actividad física se asoció con una peor percepción de la salud física y mental, mientras que la reducción del ejercicio se vinculó con percepciones de aumento de peso y disminución de las horas de sueño. Este estudio fue realizado por la Facultad de Ciencias del Deporte y la Salud de la Universidad de Jyväskylä (Finlandia), la Universidad de Wolverhampton y la Universidad de Northampton en Reino Unido.

Las comparaciones entre países revelaron diferencias significativas en cuanto a la salud física, ya que los participantes finlandeses declararon valores más altos y los participantes del Reino Unido revelaron tener una salud más pobre.

“Este estudio dice muchas verdades. Es una comprobación de todo lo que ya se conoce. En primer lugar, los finlandeses tienen un arraigo a todo lo relacionado con el deporte y la actividad física mayor al de otros países”, comenta el Dr. Jorge Osvaldo Jarast, médico especialista en Cardiología y en Medicina del Deporte.

“En segundo lugar -prosigue- un flagelo mundial como el sedentarismo se vio potenciado con la pandemia. Son muy pocos los países que aumentaron el nivel de AF en este tiempo. Con el encierro también hubo un gran perjuicio en lo emocional, producto de una combinación de angustia, ansiedad, incertidumbre y hartazgo”.

Por su parte, Paula Santiago, licenciada en Nutrición, añade: “En nuestro país, la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) realizó una encuesta con 5600 individuos que reveló que seis de cada diez personas aumentaron de peso durante la pandemia. Y en la mayoría de los casos lo adjudicaron a la falta de actividad física y a modificar los hábitos alimentarios comiendo en respuesta a emociones”.

En este sentido Santiago remarca: “Los efectos positivos de la actividad física sobre la salud mental y el bienestar general son bien conocidos. Por lo tanto, es importante poder encontrar la forma de promocionar la actividad física y los buenos hábitos alimentarios en tiempos de ‘confinamiento’ en pos de una mejora para la calidad de vida”.