Según un estudio: menos actividad física, mayor tendencia a sufrir depresión

Según un estudio: menos actividad física, mayor tendencia a sufrir depresión
Las medidas de confinamiento adoptadas por Gobiernos de casi todo el mundo para contener la pandemia de Covid-19 provocó una caída generalizada en los niveles de actividad física de la población. Y esto produjo, según investigadores de la Universidad de California en San Diego (UCSD), Estados Unidos, una mayor tendencia a sufrir depresión.

Para llevar adelante esta investigación, Sally Sadoff y sus colegas se centraron en alumnos de UCSD. Los datos que examinaron son de antes y durante la pandemia. Los investigadores constataron que la media de pasos diarios caminados por los sujetos del estudio cayó de 10.000 a 4.600, en tanto que la tasa de depresión aumentó del 32% al 61%.

El estudio, titulado “Lifestyle and mental health disruptions during Covid-19”, publicado en la revista académica PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences), también asegura que recuperar un nivel actividad física similar al de pre-pandémico no mejora significativamente el bienestar mental de las personas a corto plazo.

Al mismo tiempo, los resultados muestran que quienes mantuvieron el mismo nivel de actividad física a lo largo del confinamiento fueron los más resistentes al desánimo y los menos propensos deprimirse. A los investigadores les llamó la atención el alarmante aumento de niveles de depresión entre jóvenes -de 18 a 24 años- durante la pandemia.

Tambien te puede interesar: La Pandemia Afecta al 60% de los Deportistas

“Hace tiempo que recomendamos el ejercicio como estrategia para abordar la depresión y la ansiedad o bien para prevenirlas, ya que se está demostrado que ayuda en la liberación de ciertas sustancias químicas ligadas a la sensación de bienestar”, dice Priscila Victoria Elliott, magíster en Neuropsicología, Gerontología y Deterioros Cognitivos.

La directora de ActivaMente, primer gimnasio cerebral del país, explica además que “el ejercicio físico nos lleva a sentirnos más confiados, a quitar el foco de pensamientos negativos, y a fomentar la interacción social”. En esta línea destaca: “Si hacemos ejercicio en grupo, los beneficios son aún mayores que realizándolos de forma individual”.

Por su parte, Jimena Martínez, directora de Mente Deportiva, sostiene: “La falta de perspectiva sumada a las limitaciones de la libertad individual pueden traer como consecuencia la desesperanza e incluso una depresión, especialmente en jóvenes, ya que pasan por una edad de grandes ideales que los motivan a la acción y a la transformación”.

“Entonces –prosigue-, si reciben mensajes que generan miedo y les dicen que para sobrevivir hay que mantenerse aislados, los miedos propios de su edad se incrementan. La esperanza que surge en la confianza de un contexto que sostiene y contiene es lo que permite que la voluntad pueda volver a ponerse en acción a través del movimiento”.