Los gimnasios en Alemania comienzan a reabrir por regiones

Los gimnasios en Alemania comienzan a reabrir por regiones

A partir de esta semana, los gimnasios en Alemania comenzaron a reabrir por regiones. El primer estado en permitirlo fue Renania del Norte-Westfalia, al este del país, que a partir del lunes abrió las puertas de los gimnasios, aunque con restricciones. Hoy es el turno de los centros de fitness en Hesse.

Sin embargo, hay algunas regiones que deberán esperar a más adelante. Posiblemente, los gimnasios en Baden-Württemberg abrirán a fines de mayo. Por su parte, Hamburgo está poniendo en marcha un proyecto para la reapertura en esa misma fecha. En cuanto a las piscinas al aire libre y cubiertas, se espera que vuelvan a funcionar en junio.

La Asociación Alemana de la Industria para la Aptitud Física y la Salud (DIFG) estableció un plan de cinco puntos que abarca la capacitación de los empleados, la información para los socios, la adaptación del funcionamiento del gym, la protección de grupos de riesgo, y la planificación del procedimiento en caso de haber casos positivos.

En base a esto, se acordó que se deberá mantener una distancia de 1,5 metros entre el equipamiento y los usuarios, quienes, a su vez, tendrán que usar un tapaboca de manera obligatoria durante el entrenamiento. Por otro lado, el staff deberá procurar la limpieza del lugar.

Asimismo, la DIFG recomienda, de ser posible, que los pagos se realicen sin contacto físico, y que la cantidad de miembros en el centro deportivo sea limitada. Respecto al entrenamiento, se deberá evitar el ejercicio de alta intensidad: sólo se permiten aquellos de fuerza y resistencia moderada.

En el caso de los gimnasios en Renania del Norte- Westfalia, estos decidieron operar bajo las recomendaciones del DIFG, pero también de las reglas establecidas por el gobierno local. En consecuencia, no puede haber más de un cliente por cada 7 m2, y entre ellos deben guardar una distancia de dos metros.

Los usuarios deben lavarse o desinfectar sus manos al ingresar, y no pueden usar las duchas ni vestuarios; estos últimos solo están permitidos para guardar las pertenencias de los socios. Por el momento, entrenamientos del tipo indoor cycling o HIIT no están autorizados a realizarse.

Por último, el gimnasio no podrá brindarles toallas a los usuarios; cada uno deberá traer la suya desde su casa. En cuanto a los empleados, deben usar un tapaboca para trabajar. Los instructores pueden, si es necesario, prescindir de este siempre que respeten las reglas de distancia.