Los entrenadores personales volvieron a trabajar en Metán, Salta

Los entrenadores personales volvieron a trabajar en Metán, Salta

Los entrenadores personales volvieron a trabajar en la ciudad de Metán, provincia de Salta. También se autorizó a que se reinicien los deportes individuales como arquería, tenis, atletismo, ciclismo, mountain biketrail running, enduro y paddle. La Dirección de Deportes de la Municipalidad de Metán regulará todas estas actividades.

“El sector está económicamente afectado por la pandemia. Pasaron 3 meses desde que los gimnasios cerraron y los profes dejaron de trabajar. Esto es un respiro para que puedan reactivar. Sumado a todas la bondades que trae la actividad física a la población, escuchamos el reclamo de la industria”, dice Joel Mendez, director de la Dirección de Deportes de Metán.

La iniciativa de permitir los entrenamientos con instructores personales surgió de la propia Dirección de Deportes. “Reunimos a los dueños de gimnasios y profesores, promovimos esta idea y les cayó bien. Así fue que comenzamos a trabajar en los protocolos y a desarrollarlos para que la propuesta salga de manera oficial”, recalca Mendez.

Aquellos entrenadores personales que desean volver a trabajar en Metán deberán hacerlo de 8.00 a 20.00, cumpliendo con el protocolo establecido: las clases serán de una hora como máximo, y en cada clase solo podrá haber dos alumnos. El entrenamiento será al aire libre y los presentes respetarán una distancia de 2 metros entre sí.

Tampoco estará permitido compartir elementos y accesorios entre los clientes, pero el instructor podrá llevar materiales personales, escalera de coordinación, TRX, conos, tobilleras, tortuguitas, cajones, pesas rusas y sogas. La frecuencia de clases estará limitada a 3 sesiones de entrenamiento por semana.

“El servicio de gimnasios y entrenadores personales está cortado desde marzo. Es mucho tiempo para aguantar, considerando los alquileres, impuestos y empleados. Al estar 30 días cerrados empieza a haber pérdida, así que imaginate estar 3 meses así: no hay espalda suficiente para estar cerrado durante tanto tiempo”, comenta Mendez.