Dieta Club de Necochea montó un living saludable con cintas y bicicletas

Dieta Club de Necochea montó un living saludable con cintas y bicicletas

Dieta Club de Necochea montó un living saludable dentro de su sede, equipado con cintas de correr y bicicletas fijas, con el objetivo de que sus clientes puedan hacer ejercicio físico sin salir de sus instalaciones. “En invierno el clima en Necochea es frío e inestable y a muchos se les complica ejercitarse al aire libre de forma regular”, dice Silvia Schwarze, titular del local.

“Pero al mismo tiempo –prosigue- nuestros clientes tampoco quería venir a clases grupales de gimnasia ni a la pileta por miedo a la Pandemia”. Esta situación motivó que Schwarze decidiera convertir el living de su Dieta Club en un espacio saludable en el que sus clientes pueden ejercitarse de forma individual y sentirse seguros a la vez.

“El edificio en el que estamos –prosigue- es una casona antigua, restaurada a nueva, respetando su historia y hasta a su limonero de 60 años de edad, pero agregando los beneficios y comodidades de la actualidad. La inversión que realizó Schwarze junto a su socio Federico Iborra, para montar este living saludable fue de aproximadamente $700 mil pesos.

“Queremos brindar  un mejor servicio cada día y para lograrlo escuchamos las necesidades de nuestros personas, porque sólo así podremos ayudarlos a mejorar su calidad de vida. Y este nuevo living saludable es simplemente un reflejo de eso”. La cuota mensual arranca en $2500 pesos, pero hay promociones para grupos familiares. El living saludable se alquila, según el protocolo, por 45 minutos solo para el cliente y tres personas más de su núcleo familiar.

En el Dieta Club de Necochea ofrecen además clases grupales de gimnasia y de Aquamove en una pileta de 10 por 5 metros, con rampa de acceso para  personas con movilidad reducida. A su vez, en este centro –en el que trabajan 18 personas- también brindan a sus clientes planes de descenso de peso, siguiendo los lineamientos del Dr. Cormillot, propietario de la marca.

Según reconoce Schwarze, durante la pandemia, los compromisos económicos fueron cada vez más grandes, “pero recibimos el apoyo de muchas personas y eso nos dio las fuerzas para seguir luchando y para tener fe en que todo iba a salir bien. Gracias a Dios y a todas esas personas, hoy estamos trabajando dentro de lo que nos permiten los protocolos”, concluye.