La nueva ola de COVID-19 en Europa obliga a introducir restricciones

La nueva ola de COVID-19 en Europa obliga a introducir restricciones

El incremento en los casos de COVID-19 en Europa obliga a los gobiernos a introducir restricciones que impactan en el mercado de la salud y el fitness del continente. Más de 20 países europeos exigen pases de vacunación o recuperación como  requisito para quienes deseen visitar los clubes de salud y gimnasios.

El bloqueo total en Austria obligó a los clubes de salud y gimnasios a cerrar por completo. Los mercados que permanecen abiertos, sin restricciones,  son:  Reino Unido, Noruega, Portugal, Bosnia y Macedonia.

En cambio Bélgica, Francia, Alemania, Italia,  Polonia y Suecia, y los Países Bajos entraron en un régimen más estricto incorporando  restricciones, que van desde límites de capacidad hasta medidas de distanciamiento social y restricciones de tiempo de apertura.

En los Países Bajos, también hay límites en el número de personas permitidas, con una orden de distanciamiento social de 1,5 m. Algunas regiones de Alemania,  para poder usar el gimnasio, se rigen por la  «regla 3G», abreviatura de «geimpft, getestet y genesen», que significa vacunado, testeado y recuperado.

Mathías Lego, consultor radicado en Alemania, aclara que: “El estado nacional les dio autonomía a los estados provinciales para decidan cómo manejar la situación. Tenemos  estados  que exigen  estar vacunados o recuperados, otros que además exigen un test realizado en las últimas 24hs, y 2 estados -entre ellos Berlín- que exigen vacunación, o estar recuperados, con distanciamiento social. ”

En Francia, los gimnasios están obligados a funcionar al 50% de su capacidad, y con un distanciamiento social de 2m. También debe presentarse el Pass Sanitaire, o Pase sanitario, para mostrar prueba de una prueba de COVID-19 negativa o vacunación. En Italia, se debe respetar una distancia social de 2 m y presentar una prueba de COVID-19 negativa o de vacunación.