La localidad cordobesa de Balnearia cierra gimnasios por tres días

La localidad cordobesa de Balnearia cierra gimnasios por tres días

Por un brote de Covid-19 ocurrido el último fin de semana, las autoridades municipales de la localidad cordobesa de Balnearia –de poco más de 6000 habitantes- decidieron ayer suspender por 72 horas -hasta este viernes inclusive- las actividades de esparcimiento, sociales y deportivas, así como también las reuniones familiares masivas.

En consecuencia, los gimnasios y los locales gastronómicos debieron cerrar sus puertas. “Hasta el momento, veníamos trabajando en horario normal de 7.00 a 11.00 y de 14.00 a 21.00. Pero ayer nos comunicaron que tenemos que cerrar por 72 horas”, explica María Laura Bertero, propietaria de Gym Imagen.

Según Mónica Festa, directora y profesora de danzas y fitness de Vitality, la decisión la tomó el Comité de Crisis local, que es el que decidió el cierre de establecimientos de fitness, entre otros. “Es preocupante. Nos afecta en lo económico, en lo organizativos y atenta también contra la constancia que nuestros usuarios necesitan sostener en sus planes”, dice.

En Balnearia, una localidad del departamento San Justo ubicada a 185 kilómetros de la ciudad capital de Córdoba, los gimnasios estuvieron cerrados desde el 20 de marzo de 2020 hasta el mes de julio cuando pudieron reabrir progresivamente. “Estoy trabajando desde julio del año pasado, con altibajos por los contagios”, asegura Festa.

Para Bertero, el 2020 fue un año poco favorable: “No nos rindió económicamente, pero la vamos a seguir peleando como se pueda”. En Gym Imagen no registraron contagios dentro de sus instalaciones desde su reapertura, les exigen a sus socios el uso permanente de barbijo y permiten el ingreso de un máximo de 10 personas por hora.

Actualmente, esta localidad cuenta con 109 casos activos de Covid-19, de los cuales 44 fueron detectados en los últimos cinco días. Balnearia es la primera ciudad de la provincia de Córdoba que este año da marcha atrás con las aperturas –que rigen desde el 1º de enero– como respuesta a un agravamiento de su situación epidemiológica.