La ciudad de Hannover, en Alemania, deja a los gimnasios sin agua caliente

La ciudad de Hannover, en Alemania, deja a los gimnasios sin agua caliente

La ciudad alemana de Hannover es la primera gran ciudad de Europa en limitar el suministro de agua caliente, tras el corte de gas por parte de Rusia. Esto se traduce en duchas frías en gimnasios y en edificios públicos sin luz o sin aire acondicionado. Incluso se esperan nuevas medidas y cargos adicionales en las facturas de energía.

Las autoridades de Hannover decidieron cortar el agua caliente en edificios públicos, piscinas, pabellones deportivos y gimnasios mientras los cortes rusos en el suministro de gas recrudecen el miedo ante una crisis energética invernal.

La ciudad también apagará las fuentes públicas y dejará de iluminar grandes edificios por la noche, ya que la ciudad tiene como objetivo reducir su consumo de energía en un 15%, según lo anunció el alcalde de Hannover, Belit Onay. “Ésta es una reacción a la inminente escasez de gas, que plantea un gran desafío”, agregó el funcionario.

Hannover también reducirá los tiempos en que la calefacción está encendida en los edificios municipales, entre octubre y marzo, excluyendo las guarderías, convertirá todas las lámparas a LED, prohibirá los acondicionadores de aire móviles, calentadores de ventilador o radiadores e instalará detectores de movimiento en lugar de iluminación permanente en baños públicos, cobertizos para bicicletas, pasillos y estacionamientos.

Del mismo modo, otras ciudades alemana Munich, Leipzig, Colonia y Nuremberg, anunciaron medidas similares. De hecho, Nuremberg ya decidió el cierre de tres de sus cuatro piscinas cubiertas públicas. Todo esto pone de manifiesto la enorme dependencia del gas ruso por parte de Alemania.

Al respecto, Martín Saldaño, international business development manager de la compañía alemana Sport Alliance, comenta: “Los precios en general están subiendo mucho, principalmente los vinculados con la energía. Los gimnasios están padeciendo bastante esos aumentos, así como la pérdida de usuarios que cancelan sus contratos antes de tiempo, a ver que las cuotas que deben pagar también aumentan”.

Esto ocurre, según lo explica Julia Salehi, lead customer success enterprise de Sport Alliance, porque los aumentos en los costos de enería están siendo transferidos al precio de la mensualidad que pagan los usuarios de gimnasios. “Nuestro clientes nos contactan seguido para pedirnos consejos sobre cómo subir las tarifas y reducir los tiempos de uso de servicios de alta demanda de energía como las camas solares”, explica Salehi.