La cadena de gimnasios Sport Club abrió una nueva sede en Acassuso

La cadena de gimnasios Sport Club abrió una nueva sede en Acassuso

El 2 de diciembre Sport Club abrió una nueva sucursal dentro de las instalaciones del Club Atlético Acassuso. La misma se encuentra ubicada en la calle Alsina 428 de la localidad de San Isidro, provincia de Buenos Aires, y se suma a las más de 90 sedes -y 4 espacios outdoor- que esta cadena de gimnasios tiene en la actualidad.

“Es un gimnasio que cuenta con una sala de musculación muy amplia y ya se está trabajando para la apertura del primer piso donde van a estar el salón para Spinning y otro para todas las clases grupales que vamos a ofrecer (aeróbica, funcional, localizada, yoga, etc.)”, comenta Mariano Tenutta, gerente de la flamante sede.

Por el momento, el staff está compuesto por 10 personas pero prevén aumentar ese número cuando se habiliten los salones y comiencen las clases. “También tenemos pileta. Los socios que pagan el Plan Total -siendo socios de nuestra sede- pueden ingresar a la pileta ciertos días de la semana y en ciertos horarios, dependiendo de la disponibilidad”, agrega.

Esta nueva sede está incluida en el Plan Plus y Plan Total que ofrece la cadena. “Si bien los planes de abono en Acassuso son los mismos que en el resto de los gimnasios Sport Club, nosotros estamos con una promoción de $2600 pesos que es sólo para utilizar nuestras instalaciones. El beneficio puede que se extienda hasta enero inclusive”, añade.

El perfil de socio al que apunta esta nueva sucursal es aquel que valore mucho el componente social de un club. “Nosotros vamos a seguir manteniendo esa cultura de club y al mismo tiempo darle la identidad de gimnasio que se merece. Buscamos captar la mayor cantidad de socios alineados con este objetivo”, afirma el gerente.

En esta línea Tenutta agrega: “La realidad es que tenemos un radio para captar que es interesante. Estimamos poder llegar a los 1000 socios, una vez que todas las instalaciones estén funcionando, ya que hoy solo está disponible la sala de musculación.

“No queremos ser un gimnasio más en el los usuarios son nómades. Buscamos ese sentido de pertenencia con el lugar, donde los adultos puedan sentirse parte de un grupo de entrenamiento con amigos mientras sus hijos están en la escuelita de fútbol o de hockey en el mismo club. Queremos generar todo ese vínculo”, finaliza.