Un gimnasio porteño presentó una medida cautelar para poder seguir abierto

Un gimnasio porteño presentó una medida cautelar para poder seguir abierto
En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se presentó hoy una medida cautelar para que los gimnasios puedan seguir trabajando a pesar de las restricciones dictadas por el Gobierno nacional. La acción judicial fue impulsada por el abogado Alejandro Binay, uno de los dueños de la concesión de Saturn Gym Fitness, ubicado en el barrio de San Cristóbal.

“La medida cautelar fue recibida por el Juzgado contencioso en lo Administrativo y Federal Nº 9 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El fin de esta acción es solicitar que se deje sin efecto el artículo 16 del Decreto de Necesidad y Urgencia 241/21, ya que viola los derechos mencionados por los artículo 14 y 19 de la Constitución Nacional”, destaca Binay.

El artículo 14 de la Carta Magna menciona el derecho al trabajo y al ejercicio de la industria lícita, mientras que el artículo 19 destaca que ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe. “Con estos fundamentos legales solicité la inconstitucionalidad del artículo del DNU que nos impide trabajar”, dice.

“Por otra parte –prosigue Binay- el decreto 235/21 publicado el 8 de abril habla específicamente de limitar el aforo de los gimnasios, pero en el último decreto nacional publicado -el 241-, solo menciona a las actividades recreativas. Al existir ese gris, pedí a la Justicia esta medida declarativa para que nos aclaren el panorama”.

Respecto a este último punto, Binay agrega: “Hoy el Gobierno de la Ciudad sacó una normativa en su página web que da por sentado que los gimnasios tenemos que cerrar por las nuevas restricciones. Sin embargo, las autoridades porteñas se están metiendo en un terreno que no les corresponde porque en el DNU 241/21 ni siquiera estamos mencionados”.

“Si bien la medida cautelar lleva mi firma y está a nombre de mi gimnasio, tengo el respaldo de los 152 centros que conformamos la Unión de Gimnasios Argentinos (UGA), ya que si esta acción judicial llega a buen puerto, ellos se adherirán al fallo”, remarca Binay, cuyo gimnasio no cuenta con espacios al aire libre y por lo tanto debió cerrar sus puertas.

“Esperamos que la Justicia nos favorezca dando lugar a la medida cautelar porque realmente somos agentes de salud en la sociedad. En mi gimnasio no vas a ver gente que entrena para ser guardaespaldas o atleta olímpico, vienen personas con patologías que necesitan tratamiento a través del ejercicio o para recuperarse de lesiones”, comenta.

“Además –añade- no tenemos la certeza de que el 30 de abril vuelvan a abrirse las actividades como antes. Teníamos buenas expectativas para este año porque la gente estaba volviendo a confiar y a acercarse más al gimnasio. Pero si estas acciones infundadas de cierre persisten, muchos gimnasios terminarán cerrando porque la actividad deja de ser rentable”.