The Walking Dead: que tu gimnasio no sea un zombi

The Walking Dead: que tu gimnasio no sea un zombi

Con una mezcla de pena, angustia y preocupación, leí ayer un artículo en un medio europeo sobre el crecimiento de *gimnasios zombi* en España. El término zombi proviene del criollo haitiano zonbi y sus orígenes están en una figura legendaria del culto vudú. El zombi es *un muerto resucitado* por la magia de un hechicero para *convertirlo en su esclavo*.

El artículo califica como zombis a aquellos gimnasios que, para cubrir sus baches financieros, están tomando créditos que saben que no podrán devolver. “A medida que van pasando los meses, cada vez son más los gimnasios a los que, en unos casos, el agua se les va acercando peligrosamente al cuello y, en otros, a la boca”, alerta el texto.

Como ya comenté anteriormente, mal que nos pese reconocer, hay gimnasios que hoy “subsisten” solamente porque están cerrados. Y cuando les toque reabrir, en un contexto sumamente difícil, se la verán todavía más complicada desde el punto de vista financiero. Endeudados, con pocos clientes y con precios deprimidos, el cóctel será mortal.

Por eso, la fuente anónima que cita este artículo opina que “previsiblemente, empezaremos a asistir a una escalada de quiebras de negocios a principios del 2021 que irá creciendo a medida que avance el primer trimestre”. En nuestras latitudes, ese escenario sería esperable recién hacia mediados del año que viene, entrado ya nuestro invierno.

 

El pico de casos de Covid-19 en España se produjo el 25 de marzo, cuando allá apenas comenzaba la primavera. La reapertura de gimnasios llegó tres meses después, hacia fines de junio, en los albores del verano europeo. Y la segunda ola del virus empezó a hacer notar sus consecuencias durante septiembre, sobre el final de la temporada estival.

Con lo cual, a menos que la vacuna finalmente salga al mercado y se masifique durante el primer trimestre de 2021 –lo cual es muy poco probable- o bien los Gobiernos del mundo adopten una política sanitaria menos restrictiva para enfrentar esta pandemia –lo cual es muy probable-, sería prudente proyectar para nuestra región una segunda ola en el otoño.

Es decir que estos tires y aflojes con funcionarios, que deciden cerrar, reabrir y volver a cerrar gimnasios sin hacer ni una sola mueca, independientemente de lo mucho o muchísimo que les expliquemos, no se van a acabar en las próximas semanas. Tenemos meses de lucha por delante en los que habrá que seguir remando sin ver la otra orilla.

En lo personal, no tengo dudas de que el largo plazo de nuestro sector es tan brillante como oscuro es el corto plazo. La fuente anónima que cita el artículo dice “tener muy claro” que el fitness constituye un sector “con mucho futuro, a partir de que la situación vaya normalizándose”. En España, esperan la reactivación hacia el último trimestre de 2021.

Siempre intento llevarles un mensaje esperanzador, pero hoy siento que es mi responsabilidad ser realista. Mírense al espejo, hagan sus números, sean conservadores en sus proyecciones, tomen decisiones basadas en datos reales, no se mientan y cuidado con lo que hacen para sobrevivir. Recuerden que el hechicero quiere al zombi de esclavo.


Guille Velez

Director de Mercado Fitness | [email protected] | @guillevelez76 | (+54 9 11) 5562 5550

Director de Mercado Fitness | [email protected] | @guillevelez76 | (+54 9 11) 5562 5550