Estudio sugiere enfocarse en el fitness para reducir los riesgos de la obesidad

Estudio sugiere enfocarse en el fitness para reducir los riesgos de la obesidad

Aquellas personas que tratan de reducir los riesgos de vivir con obesidad deberían concentrarse en hacer ejercicio físico y mantenerse en forma, en lugar de hacer dieta para perder peso.

Así lo indica el estudio Tratamiento de la obesidad: pérdida de peso versus aumento de la condición física y la actividad física para reducir los riesgos para la salud, que fue escrito por el profesor Glenn Gaesser, de la Universidad Estatal de Arizona, y el profesor asociado, Siddhartha Angadi, de la Universidad de Virginia, ambas de Estados Unidos.

El trabajo, publicado en la revista Science, analizó la investigación y los datos existentes y comparó la reducción del riesgo de mortalidad asociada con la pérdida de peso con la vinculada con un aumento en los niveles de actividad física y la aptitud cardiorrespiratoria.

Los investigadores determinaron que la reducción del riesgo asociada con una mejora de la forma física y un aumento en los niveles de actividad física fue consistentemente mayor que la lograda a través de la pérdida de peso intencional.

«Varias encuestas demuestran una alta prevalencia de intentos de pérdida de peso durante los últimos 40 años, durante los cuales, la prevalencia de la obesidad se ha multiplicado aproximadamente por tres», afirma el informe. «Por lo tanto, el enfoque intenso en la pérdida de peso no ha evitado el aumento de peso excesivo en las últimas décadas”.

«Además –prosigue el texto-, los esfuerzos repetidos para bajar de peso pueden contribuir al aumento de peso y, sin duda, están asociados con la alta prevalencia del ciclo de peso, que se asocia con importantes riesgos para la salud”.

«En contraste con los resultados inconsistentes y no concluyentes de la pérdida de peso intencional, el aumento de la actividad física o la aptitud cardiorrespiratoria se asocia con reducciones significativas en el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y por todas las causas».

En Este sentido, Gaesser explica: «Nos damos cuenta de que en una cultura obsesionada con el peso, puede ser un desafío para los programas que no se centran en la pérdida de peso ganar tracción”. Y en esta línea añade: “No estamos necesariamente en contra de la pérdida de peso; simplemente pensamos que no debería ser el criterio principal para juzgar el éxito de un programa de intervención en el estilo de vida».

Para leer el informe completo (solo disponible en inglés), hacer clic en este link.