En Estados Unidos, ya hay gimnasios con niveles de asistencia “normal”

En Estados Unidos, ya hay gimnasios con niveles de asistencia “normal”
“Esto va a pasar y cuando pase esta locura, el que sobreviva va a tener todo el mercado, porque cuando la gente salga de sus casas va a querer ir al gimnasio, al cine, a las tiendas y a hacer lo que siempre han hecho”. Las palabras de Juan Carlos Santana, director del Institute of Human Performance (IHP) de Boca Ratón, Estados Unidos, fueron premonitorias.

Ocurre que, como era previsible, los avances en el proceso de vacunación está permitiendo gradualmente una “la vuelta a la normalidad” sin tapabocas y con pocas restricciones en Israel, en el Reino Unido y en Estados Unidos. En Sudamérica, el país más avanzado es Chile, que proyecta tener vacunada al 80% de su población hacia fines de junio.

En Israel ya fue vacunado el 62% de los habitantes con una dosis y más del 58% con ambas. Y desde el 18 de abril, los israelíes pueden prescindir del uso del tapabocas al aire libre y se reabrieron colegios, comercios, sinagogas, bares y gimnasios, entre otros lugares. Además, están autorizados los eventos deportivos y musicales con público (solo para vacunados).

El Reino Unido es el segundo país con más población vacunada en el mundo -casi el 50% con una dosis y el 19,4% con ambas-. Por su parte, Estados Unidos ya tiene al 42% de su población vacunada con una dosis y  29% con ambas. En la Florida, los gimnasios ya abren al máximo de su capacidad y algunos permiten a sus clientes decidir si quieren usar tapabocas.

En San Francisco, California, según relata David Iborra, director de ventas de la cadena Fitness SF, “cerca del 66% de la población a ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna y el 50% las dos. Esto ha hecho que en abril e incluso en marzo, las ventas se dispararan sobre todo en aquellos gimnasios de zonas residenciales”.

“Estamos optimistas –prosigue- con lo que está pasando aquí, con nuestra realidad. Está viniendo mucha gente y lo mejor es que cerca del 70% de las altas son de nuevos usuarios, o sea que faltan muchos ex miembros por volver”. En esta línea Iborra añade: “Se estima que hacia el 15 de junio van a desaparecer las restricciones y volveremos a la normalidad total”.

En coincidencia, el argentino Adrián Ofman, radicado desde hace algunas semanas en Miami, resalta: “Está todo funcionando a capacidad normal hace un mes. Hay mucha gente en la calle, están todos muy optimistas”. Desde su llegada a Brickell, Ofman entrena en un box de CrossFit. “Según el dueño, la concurrencia es la misma de hace dos años”, dice.

El testimonio de la entrenadora argentina Verónica Segreto, radicada en Arkansas, es similar: “La vida es normal, la gente volvió a los gimnasios en cantidades parecidas a las que había antes de la pandemia, se nota en el estacionamiento y en las clases. El uso de barbijo se sugiere, pero queda a criterio de la empresa. Y quedó instalado el limpiar lo que usas”.

Según Ofman, en Miami también “se ven muchas clases al aire libre de yoga y de bicis. Los parques están llenos de personal trainers y de grupos de corredores”. Definitivamente, en la opinión de este joven que en Argentina era parte del equipo ejecutivo de la cadena de gimnasios Open Park, “hoy, en la Florida de Estados Unidos, la flechita va para arriba”.

En este contexto, Juan Carlos Santana, radicado en la misma región de Estados Unidos,  quiere llevar tranquilidad al sector del fitness en Sudamérica: “A todos les digo que se mantengan positivos porque la gente está tomando su salud muy en serio y eso nos conviene a todos en este sector. Pero hay que tener paciencia y esperar que pase esta locura”.