En Venezuela, los gimnasios deben permanecer cerrados por 15 días

En Venezuela, los gimnasios deben permanecer cerrados por 15 días

Desde el lunes 22 de marzo pasado, Venezuela inició un periodo de 15 días de cuarentena radical a raíz del aumento de casos de Covid-19 que disparó después del Carnaval, sumado a la llegada de la cepa brasileña del virus. En este contexto, los gimnasios de todo el país deben permanecer cerrados por al menos dos semanas.

“Solo pueden salir a la calle los trabajadores considerados esenciales”, explica el consultor Yordi Arteaga, mientras que “los gimnasios no pueden operar, por ser considerados de alto riesgo, a pesar de que no han habido brotes en nuestro ámbito”. En los estados de La Guaira, Miranda y en el Distrito Capital la cuarentena radical es estricta.

Hasta ahora Venezuela seguía un régimen llamado siete por siete, en virtud del cual los gimnasios podían abrir de 7.00am a 11.00am durante la semana de flexibilización y debían estar cerrados siete días durante la semana estricta. “Pero esto se fue relajando y había gimnasios que permanecían abiertos hasta más tarde”, comenta Arteaga.

En este nuevo contexto de cuarentena radical, el lunes pasado un gimnasio de Maracay decidió abrir sus puertas pese a la prohibición anunciada por las autoridades. Esto terminó con 20 usuarios y el propietario del gimnasio detenidos por incumplir la cuarentena. El dueño del local pasó a la orden del Ministerio Público, ente que le encausará penalmente.

Tras la difusión de esta noticia, la Asociación Venezolana de Gimnasios (AVG) emitió un comunicado en el que detalla los procedimientos de seguridad establecidos por el protocolo de funcionamiento de gimnasios, en el contexto de pandemia, y recomienda “darles cumplimiento para resguardar la salud de todos”.

“La clave -dice el comunicado de la entidad- es el control. Los gerentes y coordinadores deben velar por el cumplimiento de las normas, a través de la supervisión, apoyándose en los monitores de sala o en los entrenadores personales”. El texto de la AVG concluye diciendo: “La bioseguridad es tarea de todos (…) Por favor, creemos conciencia”.