En San Juan, detuvieron, multaron y condenaron a trabajo comunitario a dos propietarios de un gimnasio por alquilar equipamiento sin permiso municipal

En San Juan, detuvieron, multaron y condenaron a trabajo comunitario a dos propietarios de un gimnasio por alquilar equipamiento sin permiso municipal

En San Juan, el lunes pasado detuvieron, multaron con $10 mil pesos y condenaron a trabajo comunitario a los dueños de Cultura Gym por alquilar equipamientos, sin contar con el permiso municipal correspondiente. La policía local los sorprendió en el lugar cuando estaban entregando material a clientes y cargando una bicicleta para entregar.  

“Cuando empezó la cuarentena en San Juan, la Secretaría de Deportes nos dejó alquilar los elementos bajo la modalidad de delivery o de retiro por nuestra sede. Así pudimos sobrevivir para mantener el alquiler y algún ingreso. Mi socio tiene tres hijos, por lo que su situación es más desesperante que la mía”, comenta Diego Barrera, uno de los dueños de Cultura Gym.

 “En esta a fase uno se cerraron los gimnasios pero los permisos para alquilar equipos no salieron rápidamente, ya que no sabíamos si íbamos a estar cerrados una semana o más tiempo. Nosotros nos anticipamos y en las redes sociales publicamos que volvíamos a alquilar equipamiento, y varios clientes se contactaron conmigo”, añade Barrera.

 “El lunes pasado -prosigue- estábamos entregando unas barras y cargando una bicicleta para llevar cuando vinieron cuatro patrulleros y nos llevaron detenidos. Mi socio y yo pasamos la noche en el calabozo y nos trataron como lo peor de lo peor. Desde ese entonces, sufrimos escraches y difamaciones, diciendo que estábamos trabajando a puertas cerradas”.

 “Nunca había visto algo así: cuatro patrulleros y doce efectivos de la policía para llevar presa a gente de bien, a gente que solamente quiere trabajar para comer. Somos personas que no le hacemos mal a nadie, solamente queremos vivir dignamente”, indica Barrera.

 “Es una pena que esto nos pase a nosotros. Terminamos presos porque no tuvimos el permiso municipal para alquilar los elementos. Nos pusieron una multa de $10 mil pesos, tendremos que hacer servicio comunitario, y cualquier macana que se presente, podemos terminar en un penal. Esto es totalmente una injusticia”, añade el dueño de Cultura Gym.

Sobre el tema, opinó Eduardo Cerimedo, presidente de la Cámara de Gimnasios de San Juan: “A Diego lo conozco desde hace más de 20 años, desde que era niño, fui su profesor de vóley. Diego es una gran persona, igual que su familia, es excelente, muy trabajador”.