En Estados Unidos, creció el número de personas que se lesionó ejercitándose en casa

En Estados Unidos, creció el número de personas que se lesionó ejercitándose en casa

Entre 2019 y 2020, creció en más del 48% el número de consultas médicas en salas de emergencias debido a lesiones por ejercicios físicos realizados en el hogar. Estos datos se desprenden del Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de Lesiones de la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor de Estados Unidos.

Según un estudio, publicado en agosto pasado por MedicareAdvantage.com, casi el 30% de esas lesiones fueron sufridas por personas mayores de 65 años. Y además aseguran que las cintas de correr y las bicicletas fijas resultaron ser los equipos más asociados con inconvenientes u accidentes caseros.

Durante la cuarentena, según Business Wire, las ventas de equipos hogareños en Estados Unidos aumentó en un  170% . Y una encuesta de Beachbody, publicada en 2020, decía que 9 de cada 10 estadounidenses que hacían ejercicio en sus casas continuarían optando por el home fitness, incluso cuando los gimnasios reabrieran.

Al respecto, Santiago Vimo, fundador del programa KROPP 3D Training, opina que es absolutamente lógico este “aumento en el número de gente lesionada en su casa, porque en igual medida, durante las cuarentenas, creció el número de personas que empezó a hacer gimnasia por su cuenta”.

Por su parte, Ariel Couceiro, fundador de   Corpo São | Entrenamiento Inteligente, también reconoce que “hay muchísima más gente entrenando en su casa, personas que incluso pudiendo volver al gimnasio después de la cuarentena, eligieron seguir entrenando en casa”.

En este sentido Couceiro remarca que la diferencia está en el tipo de supervisión que el usuario elije para entrenar en su hogar. “Me ha pasado de recibir consultas, no tanto por lesiones, sino de gente que comenzó a entrenar siguiendo a influencers o viendo entrenamientos en redes sociales y que no obtuvo los resultados esperados”, dice.

“Es muy común –prosigue Couceiro- que personas que tienen buen físico, una buena imagen que mostrar, o que han tomado clases por un tiempo, se crean por eso capaces de entrenar a otros”.  Estas personas no sólo exponen a sus seguidores a posibles lesiones, sino a agotarse en esfuerzos sin sentido que no conducen a nada.

Al respecto, Vimo añade: “La nueva era de los gimnasios va a estar focalizada en los resultados. Y eso se dará mediante una fusión entre lo que una persona puede hacer en su casa y lo que necesita ir a hacer en un gimnasio, ya sea porque quiere socializar o bien usar máquinas que no puede tener en su domicilio”.

Los interesados pueden acceder a mayores detalles –en inglés- sobre este estudio en este link.