En España, Infinit Fitness espera recuperar el 95% de sus ingresos hacia diciembre

En España, Infinit Fitness espera recuperar el 95% de sus ingresos hacia diciembre

La cadena española de gimnasios Infinit Fitness espera recuperar el 95% de sus ingresos y el 80% de sus usuarios para el mes de diciembre del corriente año. Actualmente, la empresa liderada por su fundador, Marcos Baroja, opera 14 unidades (8 propias y 6 franquiciadas). De cara a 2022, el empresario proyecta poner en marcha entre 4 y 5 nuevas sucursales.

Hoy en día, los ingresos Infinit Fitness están al 70% respecto de la pre-pandemia. “Lo que hicimos fue eliminar todas las ofertas que teníamos, lo cual incrementó nuestro ticket medio. Y además, mejoramos nuestra propuesta Weyou (sesiones con grupos reducidos que se pagan aparte) y también incorporamos ingresos por publicidad y patrocinios”, explica Baroja.

De este modo, la proyección del fundador de esta cadena es llegar a marzo de 2022 con un 90% de recuperación de usuarios, pero con el 110% de los ingresos que tenían antes del Covid-19. Los de Infinit Fitness son gimnasios de proximidad, abiertos las 24 horas del día. Tienen entre 400 y 600m2 y se promocionan como “cómodos, cercanos y asequibles”.

“No dejamos de ser un gimnasio barrio, pero moderno y conveniente por su cercanía y atención personalizada”, explica.  En este sentido destaca: “Apostamos a que cada gimnasio esté a 5 minutos de distancia del socio. Nuestro cliente promedio es un vecino de la zona, que nos elige porque estamos cerca y le ofrecemos un espacio que no le resulta intimidante”.

Los gimnasios Infinit Fitness suelen montarse en zonas residenciales con población de ingresos medios y medio-altos. “Además de considerar la densidad de población y el ingreso per cápita de los habitantes de la zona, privilegiamos los lugares donde percibimos que hay una demanda insatisfecha”, explica Baroja.

Montar uno de estos gimnasios requiere una inversión que ronda los mil euros por metro cuadrado. “Entre 30% y  40%  de la inversión se destina a la adecuación del local, entre un 15% y un 20% al equipamiento de fitness y la otra mitad a todo el resto”, agrega. Los últimos gimnasios de esta cadena fueron equipados por BH Fitness.

En cada gimnasio hay dos trabajadores, además de los entrenadores. En promedio, tienen 1,5 socios por metro cuadrado y se cobra una membresía base de 50 euros. El plan más usual es el contrato anual, con pagos mensuales a través de débito automático domiciliado. “No manejamos efectivo, ni ofrecemos pago por uso”, destaca Baroja.

Además del pago de la mensualidad, los usuarios de Infinit Fitness pueden contratar el servicio Weyou, que son sesiones de entrenamiento en grupos reducidos. Las dos sesiones por semana cuestan 220 euros por mes. “Nuestro reto como marca es que los clientes no vengan por obligación al gimnasio, sino por motivación”, remarca.

En la opinión de Baroja, sus planes de expansión a través de franquicias enfrentarán el desafío de conseguir financiación. “En España, el sector bancario tiene instrucciones del departamento de riesgo de no brindar financiación a sectores cuyo código nacional de actividad económica se considera afectado por el Covid-19”, explica.