En Chile, mañana podrán reabrir los gimnasios que estén en comunas que avanzan a fase 3

En Chile, mañana podrán reabrir los gimnasios que estén en comunas que avanzan a fase 3

En Chile, los gimnasios que estén en comunas que avanzan a fase tres podrán reabrir a partir de este jueves. Éste es el caso de Vitacura, Las Condes, Providencia, Lo Barnechea y Maipú, de la Región Metropolitana. Esta medida es parte del plan “Paso a Paso” con modificaciones para 38 comunas, de las cuales ocho retrocedieron a cuarentena obligatoria.

En las comunas en fase 3, los usuarios podrán entrenar en gimnasios una vez por día y en sesiones de 90 minutos de duración como máximo. “Lo bueno es que nos dejan abrir con camarines y duchas”, dice Felipe Apablaza, CEO de gimnasios DMOOV. Además, deberán respetar los 8m2 por persona en sala y un máximo de 5 personas en clases grupales.

 

“Las comunas que abren este jueves lo hacen después de dos meses, ya que fue en diciembre cuando se llevó en bloque a fase 2 a toda la región Metropolitana”, cuenta Apablaza. Desde la Secretaría de Salud Pública se establece el plan Paso a Paso en base a las cifras de contagios, la incidencia de casos y la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento.

“La situación es crítica porque no sabemos cómo responderá el público con todo esto de abrir y cerrar”, agrega Apablaza. “Será la hora de la verdad para ver cuánto aguanta la industria sin las ventas de antes. El momento es delicado”, enfatiza. Por su parte, José Gómez, CEO de Motion, dice: “Ofrecerles seguridad a los clientes será fundamental en esta etapa”.

En esta línea añade: “El temor de que nos vuelvan a cerrar existe. Ahora estamos evaluando cuánta gente más podremos ingresar para seguir garantizándoles a nuestros usuarios un ambiente seguro para que entrenen”. En este centro de entrenamiento, además de tener salas internas, cuentan también con un espacio exterior para entrenar al aire libre.

Durante el tiempo que estuvieron cerrados, en el caso de DMOOV, según Apablaza, sobrevivieron con el seguro de la Sociedad Administradora de Fondos de Cesantía de Chile. “Esto nos permitió congelar pagos laborales y solo tener que pagar cargas sociales y de salud. Además, negociamos con los arrendadores el congelamiento de los alquileres o, en algunos casos, acordamos un pago mínimo mientras estuviésemos cerrados”, explica.