“El uso de ventiladores en un gimnasio es un riesgo para el contagio de coronavirus”, explica el Dr. Pablo Elmassian

“El uso de ventiladores en un gimnasio es un riesgo para el contagio de coronavirus”, explica el Dr. Pablo Elmassian

Utilizar ventiladores dentro de un gimnasio podría ser un riesgo para la transmisión del COVID-19, según el Dr. Pablo Elmassian (MN 95.804), médico infectólogo de los Centros Médicos Stamboulian. Las gotículas que elimina una persona que está entrenando pueden ser movilizadas por la corriente de aire del ventilador y desplazadas a otro sector.

“Hay que evitar la recirculación del mismo aire, buscar mecanismos para que se pueda renovarse el mismo abriendo ventanas que conecten con el exterior para que haya una corriente de aire que permita renovarlo, o teniendo un aire acondicionado que pueda tomar aire externo y renovar el de adentro”, remarca el Dr. Elmassian.

“El uso de ventiladores en ambientes cerrados no permite esta renovación del aire. Lo único que hace es recircular el mismo aire que no se renueva, y favorece que el coronavirus viaje a una distancia mayor”, destaca el infectólogo. Además de la apertura de ventanas y puertas o del uso de aires acondicionados, también existe la alternativa de usar purificadores de aire.

“Asimismo, hay que aumentar la frecuencia de limpieza y desinfección porque las gotículas se depositan en las superficies. Los gimnasios deben hacer esto para que compartir una máquina no sea un riesgo. Dependiendo del tipo de material que esté hecha la superficie, la permanencia del virus puede ser mayor o menor”, recalca el Dr. Elmassian.

“Favorablemente este virus es lábil ante los desinfectantes habituales: con un minuto de acción de los mismos es suficiente. No obstante cada cliente mientras realiza sus rutinas en el gimnasio debe esperar este breve tiempo de acción  del desinfectante para utilizar un equipo que fue utilizado por otro usuario”, añade Elmassian.

Por otra parte, el médico destacó que “el sudor no se considera un mecanismo de transmisión del virus”. Para secar la transpiración se recomienda el uso de toallas individuales, con la precaución de no colocarlas sobre superficies de uso común, no por el riesgo que representa el sudor sino porque la toalla puede estar contaminada por la manipulación del usuario que se haya tocado su cara, y depositar en ella gotículas de sus secreciones nasales o salivales”, dice.

“Las únicas vías comprobadas de contagio del coronavirus son la vía respiratoria y por contacto con superficies contaminadas. Ni la transpiración, ni la vía sexual, ni la sangre o la materia fecal son contempladas hasta el momento como formas de infectarse. Hay que mantener una separación de 2 metros con las demás personas por el hecho de que, en general, esas gotículas pueden viajar esa distancia”, comenta el médico.