El gimnasio Buena Vida, de Cipolletti, reabrió sus puertas

El gimnasio Buena Vida, de Cipolletti, reabrió sus puertas

Después de un año cerrado a causa de la pandemia, el gimnasio Buena Vida Club & Spa, de la ciudad rionegrina de Cipolletti, reabrió sus puertas recientemente y, al mismo tiempo, anunció la pronta inauguración de una cafetería en el quinto piso de su edificio, que estará abierto al público en general y no solo a socios del gimnasio.

“La particularidad de este nuevo espacio es que está a 25 metros de altura. Desde esta cafetería, que ofrece una vista panorámica de 180°, los clientes podrán ver todo el valle, las dos bardas, las ciudades de Cipolletti y de Neuquén”, explica Ariel Larrañaga, socio fundador de Buena Vida Club & Spa.

En octubre de 2020, después de algunos meses sin operar y ante las restricciones de aforo impuestas a gimnasios por las autoridades, a raíz de la pandemia, Larrañaga tomó la decisión de cerrar el gimnasio y despedir a sus empleados. “Abrir con restricciones de aforo era antieconómico y no alcanzaba ni para cubrir costos”, explica.

Un año después y ante la posibilidad de volver a prestar servicios pero ya sin restricciones, Larrañaga comenzó a desandar aquel camino y decidió apostar nuevamente, esta vez apoyado por una consultora, especializada en el sector del fitness, que lo asesora en el gerenciamiento integral de su empresa.

Con el apoyo de esta empresa de consultoría, está ahora en pleno proceso de rearmado de su equipo de trabajo. Aunque todavía no está del todo definido, Larrañaga estima que en esta nueva etapa el staff de colaboradores estará conformado por unas 20 personas, que se ocuparán tanto de la entrega del servicio como del mantenimiento del lugar.

Buena Vida Club & Spa nació en el año 2003. Y en mayo de 2018, Larrañaga logró finalmente concretar su sueño original inaugurando la última etapa del proyecto de 4.000 m2, que incluye además de una gran sala de musculación y cardio, salones de fitness, muro de escalada, una piscina y una cancha de usos múltiples.